Calentamiento Global

calentamiento global, global warming, cambio climático, climate change, enviroment, energy

De aquí partimos


cglogo

balance

El calentamiento del sistema climático es inequívoco, como se desprende ya del aumento observado del promedio mundial de temperatura del aire y del océano, de la fusión generalizada de nieves y hielos, y del aumento del promedio mundial del nivel del mar

Para el IPCC, el término “cambio climático” denota un cambio en el estado del clima identifi  cable (por ejemplo, mediante análisis estadísticos) a raíz de un cambio en el valor medio y/o en la variabilidad de sus propiedades, y que persiste durante un período prolongado, generalmente cifrado en decenios o en períodos más largos. Denota todo cambio del clima a lo largo del tiempo, tanto si es debido a la variabilidad natural como si es consecuencia de la actividad humana.

La mayor parte del aumento observado del promedio mundial de temperatura desde mediados del siglo XX se debe muy probablemente al aumento observado de las concentraciones de GEI antropógenos.

Este significado difiere del utilizado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC), que describe el cambio climático como un cambio del clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial y que viene a sumarse a la variabilidad climática natural observada en períodos de tiempo comparables.

“Cambio Climático 2007″  AR4 IPCC

Evolución de la extensión de hielo en el Ártico


En este otro gráfico podemos seguir la masa de hielo en el Ártico

24 enero 2009 Posted by | Calentamiento global | 124 comentarios

Pedro Prieto: Salirse de la dicotomía neoliberales-neokeynesianos en los programas económicos


impulsoverde:

Interesantes reflexiones de Pedro Prieto con casi total coincidencia

Originalmente publicado en Última llamada (Manifiesto):

(Respuesta de Pedro Prieto ante las últimas noticias que indican que los economistas V. Navarro y J. Torres elaborarán el programa económico de la formación política Podemos.)

Viñeta de Bennet. Carteleras: Una verdad incómoda en un teatro y una mentira reconfortante en el otro.

Viñeta de Clay Bennet, reproducida con permiso. Carteleras: Una verdad incómoda en un teatro y una mentira reconfortante en el otro.

El pasado sábado 4 de octubre hubo una entrevista al líder de la formación Podemos, Pablo Iglesias, seguida un debate con periodistas habitualmente llamados tertulianos, en la cadena de televisión español La Sexta.

Ver original 2.606 palabras más

8 octubre 2014 Posted by | Calentamiento global | Deja un comentario

21J nos ponemos en marcha porque El Cambio Climático lo cambia todo.


 

El 24 de septiembre mandatarios de todo el mundo se reúnen en Nueva York para ver si toman alguna medida para frenar el Cambio Climático.

El origen del mismo es nuestro actual estilo de vida, un modelo económico soportado por la quema masiva de combustibles fósiles, carbón, petróleo y gas natural.

Con la quema de estos combustibles enviamos cada año a la atmósfera 36 Gt, miles de millones de CO2, dióxido de carbono, principal gas de efecto invernadero, a la atmósfera cambiando la composición química del aire y la de nuestros océanos. En 2013 se ha batido el récord de emisiones, con un 2,9% de incremento sobre el año anterior y superado durante varios meses las 400 ppm de CO2 en la atmósfera, concentración nunca conocida por la humanidad.

El aumento de la concentración de estos gases hace que nuestra atmósfera capte más calor. Parte de este eleva la temperatura de las capas de aire más cercanas a la superficie de la tierra y una buena parte 90% se está almacenando en la capa superior los océanos.

Las consecuencias son claras, el aumento de la temperatura media  a una velocidad como nunca antes ha ocurrido en la Tierra, modificando las estaciones, las zonas climáticas, descongelando los glaciares de las montañas y fundiendo el hielo de los casquetes polares. El deshielo y el incremento de temperatura de lo océanos está elevando el nivel de mar, inundado la costa.

El aumento de temperatura media global es posible que supere los 5ºC para fin de siglo y el que ya se ha producido, casi 1ºC sobre la media de la era preindustrial, lleva aparejado el incremento de un 7% de vapor de agua en la atmósfera que ha dopado el ciclo del agua, produciendo lluvias torrenciales e inundaciones cada vez mayores y más frecuentes a la vez que pertinaces sequías.

 

En zonas Córdoba se elevará la temperatura media en verano entre 5ºC y 7ºC y entre 4ºC y 3ºC en invierno para el periodo comprendido entre 2040 y 2071, según publica la Junta de Andalucía; si seguimos como hasta ahora, es posible que el mar, en Andalucía, llegue a inundar los alrededores del pueblo de Lebrija y otras tierras bajas cercanas a la costa para fin de siglo.

Otra consecuencia es el aumento del número y poder de los huracanes y temporales, que junto a la subida de nivel del mar, no dejan de azotar las costas, como también observamos y sufrimos permanentemente en nuestro país.

La alteración de clima está originando pérdidas de vidas humanas, sufrimiento y graves afecciones económicas, por pérdida de infraestructuras, viviendas y destrucción de cosechas,  se valora en miles de millones de euros anuales que se van incrementando con el paso del tiempo.

Estas pérdidas provocan hambrunas, elevación de precios de los alimentos y originando enfrentamientos violentos y desórdenes. Informes recientes nos dicen que los desplazados por desastres climáticos son tres veces superiores a los provocados por las guerras.

En Córdoba, y resto del país, son cada vez más frecuente pérdidas cuantiosas en la producción agrícola por diferentes fenómenos atmosféricos, pedrisco, inundaciones, sequía.

Nunca la humanidad se había enfrentado a un problema de este calibre, la   buena noticia es que la comunidad científica lleva años advirtiendo de ello y que tenemos las tecnologías disponibles para abandonar urgentemente los combustibles fósiles, la mala noticia es que nuestros mandatarios y quienes detentan el poder económico no parecen dispuestos a facilitar la transición.

Ante esta situación solo queda la acción contundente de la ciudadanía para forzar el cambio de modelo económico y de nuestra forma de vida para que no cambie el clima.

Se lo debemos a nuestras hijas e hijos y a las personas más desfavorecidas de la tierra, que sin ser responsables de las causas del Cambio Climático, son quienes más duramente están soportando ya sus efectos.

20 septiembre 2014 Posted by | 2014, Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change | Deja un comentario

21 de Septiembre Marcha Climática de los Pueblos


Nos vemos en miles de lugares del mundo

21Stex

17 septiembre 2014 Posted by | Calentamiento global | Deja un comentario

Gases de efecto invernadero suben a un ritmo sin precedentes


Según nota de prensa de la Organización Meteorológica Mundial, que publico íntegramente, se ha disparado la emisión de gases de efecto invernadero a un ritmo sin precedentes.

Dentro de dos semanas estará disponible el Global Carbon Budget que nos dara más info sobre este desmadre que ninguna autoridad parece dispuesta a controlar.

Subida acelerada de la concentración de dióxido de carbono

Ginebra, 9 de septiembre de 2014 (OMM) – La cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera alcanzó un nuevo máximo sin precedentes en 2013, debido a la subida acelerada de los niveles de dióxido de carbono, según se indica en el Boletín anual de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre los gases de efecto invernadero. Ello hace que la necesidad de una acción internacional concertada frente a la aceleración del cambio climático, cuyas consecuencias podrían ser devastadoras, sea más apremiante que nunca.

Según revela el Boletín, entre 1990 y 2013 el forzamiento radiativo –que provoca un efecto de calentamiento del clima– experimentó un incremento del 34% a causa de los gases de efecto invernadero de larga duración, tales como el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O).

En 2013 la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó el 142% del nivel de la era preindustrial (antes de 1750), el de metano el 253% y el de óxido nitroso el 121%.

Las observaciones de la red de la Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) de la OMM revelaron que los niveles de CO2 habían aumentado más entre 2012 y 2013 que durante cualquier otro año desde 1984. Datos preliminares apuntan a que ese aumento posiblemente obedezca a la reducción de la cantidad de CO2 absorbida por la biosfera de la Tierra, sumado al incremento constante de las emisiones de ese gas.

En el Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero se informa de las concentraciones atmosféricas –y no de las emisiones- de esos gases. Se entiende por emisión la cantidad de gas que va a la atmósfera y por concentración la cantidad que queda en la atmósfera después de las complejas interacciones que tienen lugar entre la atmósfera, la biosfera y los océanos. Aproximadamente un cuarto de las emisiones totales de CO2 son absorbidas por los océanos y otro cuarto por la biosfera, reduciendo de ese modo la cantidad de ese gas en la atmósfera.

El incremento de CO2 en la atmósfera se ve amortiguado gracias a la absorción de este gas por los océanos, pero estos pagan un alto tributo por ello. No parecen existir precedentes para el ritmo actual de acidificación de los océanos, al menos en los últimos 300 millones de años, según un análisis que figura en el informe.

“Tenemos la absoluta certeza de que el clima está cambiando y de que las condiciones meteorológicas son cada vez más extremas debido a actividades humanas como la quema de combustibles fósiles”, afirmó el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud.

“El Boletín sobre los gases de efecto invernadero muestra que, lejos de disminuir, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumentó el año pasado a un ritmo que no se había dado en casi 30 años. Debemos invertir esa tendencia reduciendo las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero como medida generalizada”, dijo. “Se nos está agotando el tiempo”.

“El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante cientos de años y en el océano aún mucho más. Las emisiones de CO2 del pasado, presente y futuro tendrán un efecto acumulativo tanto en el calentamiento de la Tierra como en la acidificación de los océanos. Las leyes de la física no son negociables”, manifestó el señor Jarraud.

“El Boletín sobre los gases de efecto invernadero constituye una base científica para la adopción de decisiones. Tenemos los conocimientos y las herramientas para tratar de que el aumento de la temperatura se limite a 2 °C como máximo y así dar una oportunidad a nuestro planeta y un futuro a nuestros hijos y nietos. No se puede alegar ignorancia como excusa para no actuar”, dijo el señor Jarraud.

“La inclusión de una sección sobre la acidificación de los océanos en este número del Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero era necesaria y resulta apropiada. Ya es hora de que el océano, en cuanto uno de los principales factores determinantes del clima del planeta y atenuante del cambio climático, se convierta en un elemento central de los debates sobre el cambio climático”, declaró Wendy Watson-Wright, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

“Si el calentamiento de la Tierra no se considera una razón suficiente para reducir las emisiones de CO2, la acidificación de los océanos debería serlo puesto que sus efectos ya se están dejando sentir y no hará sino aumentar decenio tras decenio. Me hago eco de la preocupación expresada por el señor Jarraud, Secretario General de la OMM: se nos ESTÁ agotando el tiempo”.

Concentraciones atmosféricas

El dióxido de carbono contribuyó en casi un 80% al aumento del 34% experimentado por el forzamiento radiativo de la atmósfera debido a los gases de efecto invernadero de larga duración entre 1990 y 2013, según el índice anual de gases de efecto invernadero de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos de América.

La cantidad de CO2 en la atmósfera a escala mundial alcanzó 396,0 partes por millón (ppm) en 2013. El aumento de este gas en la atmósfera de 2012 a 2013 fue de 2,9 ppm, que es el incremento anual más alto para el período de 1984 a 2013. Las concentraciones de CO2 están sujetas a fluctuaciones estacionales y regionales. Si sigue creciendo al ritmo actual, se prevé que el promedio anual mundial de concentración de CO2 supere el umbral simbólico de 400 ppm en 2015 o 2016.

El metano es el segundo gas de efecto invernadero de larga duración más importante. Aproximadamente el 40% de las emisiones de metano a la atmósfera proceden de fuentes naturales (humedales, termitas, etc.), mientras que cerca del 60% proceden de actividades humanas (ganadería, cultivo del arroz, explotación de combustibles fósiles, vertederos, combustión de biomasa, etc.). El metano atmosférico alcanzó un nuevo máximo en 2013, en torno a 1824 partes por mil millones, debido al incremento de las emisiones procedentes de fuentes antropogénicas. Tras un período de estabilización, el metano atmosférico ha venido aumentando de nuevo desde 2007.

Las emisiones de óxido nitroso a la atmósfera son tanto de fuentes naturales (casi un 60%) como antropógenas (aproximadamente un 40%), ya que proceden en particular de los océanos, el suelo, la combustión de biomasa, el uso de fertilizantes, y diversos procesos industriales. En 2013 su concentración atmosférica fue de unas 325,9 partes por mil millones.Su efecto en el clima a lo largo de un periodo de 100 años es 298 veces superior que las mismas emisiones de dióxido de carbono. Este gas también contribuye significativamente a la destrucción de la capa de ozono estratosférico, que nos protege de los rayos ultravioleta nocivos del Sol.

Acidificación de los océanos:

Por primera vez, el Boletín contiene una sección sobre la acidificación de los océanos, preparada en colaboración con el Proyecto Internacional de Coordinación sobre el Carbono Oceánico (IOCCP) de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO (COI de la UNESCO), el Comité Científico sobre Investigación Oceánica (SCOR) y el Centro Internacional de Coordinación sobre la Acidificación de los Océanos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El océano absorbe actualmente una cuarta parte de las emisiones antropógenas de CO2, limitando con ello el aumento del CO2 atmosférico resultante de la quema de combustibles fósiles. La absorción de mayores cantidades de este gas por los océanos altera el sistema de los carbonatos marinos y provoca un aumento de la acidez del agua. El aumento de esa acidez ya se puede medir, puesto que los océanos absorben aproximadamente 4 kg de CO2 por persona al día.

Según se desprende de los datos indirectos derivados de los registros paleoclimáticos, no parecen existir precedentes para el ritmo actual de acidificación de los océanos, al menos en los últimos 300millones de años. La acidificación seguirá acelerándose en el futuro, por lo menos hasta la mitad del siglo, de acuerdo con las proyecciones de los modelos del sistema Tierra.

Las posibles consecuencias de la acidificación de los océanos en los organismos marinos son complejas. Especialmente preocupante es la respuesta a la acidificación de los organismos calcificantes, como corales, algas, moluscos y distintas especies de plancton, puesto que su capacidad para construir conchas, caparazones o material para sus esqueletos (mediante la calcifi­cación) depende de la concentración de ión carbonato. Para muchos organismos, la calcificación disminuye conforme aumenta la acidificación. Entre otras consecuencias que la acidificación tiene para los organismos, cabe destacar su menor índice de supervivencia, desarrollo y crecimiento, así como cambios en sus funciones fisiológicas y una menor biodiversidad.

Notas para los editores

En el marco del programa de la Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM (www.wmo.int/gaw) se coordinan las observaciones sistemáticas y el análisis de los gases de efecto invernadero y de otros elementos en traza. Cincuenta países han comunicado los datos con los que se ha elaborado el Boletín sobre los gases de efecto invernadero. Los datos de las mediciones son comunicados por los países participantes y el Centro Mundial de Datos sobre Gases de Efecto Invernadero (CMDGEI), ubicado en el Servicio Meteorológico de Japón los archiva y distribuye (http://ds.data.jma.go.jp/gmd/wdcgg).

El resumen sobre la acidificación de los océanos fue elaborado gracias a la colaboración del Proyecto Internacional de Coordinación sobre el Carbono Oceánico (IOCCP) de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO (COI de la UNESCO), el Comité Científico sobre Investigación Oceánica (SCOR) y el Centro Internacional de Coordinación sobre la Acidificación de los Océanos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

 

Web:

9 septiembre 2014 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, emisiones | Deja un comentario

Manifiesto “Última llamada”


«Última llamada»

Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización

ultima-llamada-v0-2-640x927Los ciudadanos y ciudadanas europeos, en su gran mayoría, asumen la idea de que la sociedad de consumo actual puede “mejorar” hacia el futuro (y que debería hacerlo). Mientras tanto, buena parte de los habitantes del planeta esperan ir acercándose a nuestros niveles de bienestar material. Sin embargo, el nivel de producción y consumo se ha conseguido a costa de agotar los recursos naturales y energéticos, y romper los equilibrios ecológicos de la Tierra.

Nada de esto es nuevo. Las investigadoras y los científicos más lúcidos llevan dándonos fundadas señales de alarma desde principios de los años setenta del siglo XX: de proseguir con las tendencias de crecimiento vigentes (económico, demográfico, en el uso de recursos, generación de contaminantes e incremento de desigualdades) el resultado más probable para el siglo XXI es un colapso civilizatorio.

Hoy se acumulan las noticias que indican que la vía del crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta. El declive en la disponibilidad de energía barata, los escenarios catastróficos del cambio climático y las tensiones geopolíticas por los recursos muestran que las tendencias de progreso del pasado se están quebrando.

Frente a este desafío no bastan los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, ni la mera apuesta por tecnologías ecoeficientes, ni una supuesta “economía verde” que encubre la mercantilización generalizada de bienes naturales y servicios ecosistémicos. Las soluciones tecnológicas, tanto a la crisis ambiental como al declive energético, son insuficientes. Además, la crisis ecológica no es un tema parcial sino que determina todos los aspectos de la sociedad: alimentación, transporte, industria, urbanización, conflictos bélicos… Se trata, en definitiva, de la base de nuestra economía y de nuestras vidas.

Estamos atrapados en la dinámica perversa de una civilización que si no crece no funciona, y si crece destruye las bases naturales que la hacen posible. Nuestra cultura, tecnólatra y mercadólatra, olvida que somos, de raíz, dependientes de los ecosistemas e interdependientes.

La sociedad productivista y consumista no puede ser sustentada por el planeta. Necesitamos construir una nueva civilización capaz de asegurar una vida digna a una enorme población humana (hoy más de 7.200 millones), aún creciente, que habita un mundo de recursos menguantes. Para ello van a ser necesarios cambios radicales en los modos de vida, las formas de producción, el diseño de las ciudades y la organización territorial: y sobre todo en los valores que guían todo lo anterior. Necesitamos una sociedad que tenga como objetivo recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilice la investigación, la tecnología, la cultura, la economía y la política para avanzar hacia ese fin. Necesitaremos para ello toda la imaginación política, generosidad moral y creatividad técnica que logremos desplegar.

Pero esta Gran Transformación se topa con dos obstáculos titánicos: la inercia del modo de vida capitalista y los intereses de los grupos privilegiados. Para evitar el caos y la barbarie hacia donde hoy estamos dirigiéndonos, necesitamos una ruptura política profunda con la hegemonía vigente, y una economía que tenga como fin la satisfacción de necesidades sociales dentro de los límites que impone la biosfera, y no el incremento del beneficio privado.

Por suerte, cada vez más gente está reaccionando ante los intentos de las elites de hacerles pagar los platos rotos. Hoy, en el Estado español, el despertar de dignidad y democracia que supuso el 15M (desde la primavera de 2011) está gestando un proceso constituyente que abre posibilidades para otras formas de organización social.

Sin embargo, es fundamental que los proyectos alternativos tomen conciencia de las implicaciones que suponen los límites del crecimiento y diseñen propuestas de cambio mucho más audaces. La crisis de régimen y la crisis económica sólo se podrán superar si al mismo tiempo se supera la crisis ecológica. En este sentido, no bastan políticas que vuelvan a las recetas del capitalismo keynesiano. Estas políticas nos llevaron, en los decenios que siguieron a la segunda guerra mundial, a un ciclo de expansión que nos colocó en el umbral de los límites del planeta. Un nuevo ciclo de expansión es inviable: no hay base material, ni espacio ecológico y recursos naturales que pudieran sustentarlo.

El siglo XXI será el siglo más decisivo de la historia de la humanidad. Supondrá una gran prueba para todas las culturas y sociedades, y para la especie en su conjunto. Una prueba donde se dirimirá nuestra continuidad en la Tierra y la posibilidad de llamar “humana” a la vida que seamos capaces de organizar después. Tenemos ante nosotros el reto de una transformación de calibre análogo al de grandes acontecimientos históricos como la revolución neolítica o la revolución industrial.

Atención: la ventana de oportunidad se está cerrando. Es cierto que hay muchos movimientos de resistencia alrededor del mundo en pro de la justicia ambiental (la organización Global Witness ha registrado casi mil ambientalistas muertos sólo en los últimos diez años, en sus luchas contra proyectos mineros o petroleros, defendiendo sus tierras y sus aguas). Pero a lo sumo tenemos un lustro para asentar un debate amplio y transversal sobre los límites del crecimiento, y para construir democráticamente alternativas ecológicas y energéticas que sean a la vez rigurosas y viables. Deberíamos ser capaces de ganar grandes mayorías para un cambio de modelo económico, energético, social y cultural. Además de combatir las injusticias originadas por el ejercicio de la dominación y la acumulación de riqueza, hablamos de un modelo que asuma la realidad, haga las paces con la naturaleza y posibilite la vida buena dentro de los límites ecológicos de la Tierra.

Una civilización se acaba y hemos de construir otra nueva. Las consecuencias de no hacer nada —o hacer demasiado poco— nos llevan directamente al colapso social, económico y ecológico. Pero si empezamos hoy, todavía podemos ser las y los protagonistas de una sociedad solidaria, democrática y en paz con el planeta.

— En diversos lugares de la Península Ibérica, Baleares y Canarias, y en el verano de 2014.

Reproducción íntegra del Manifiento Última llamada

7 julio 2014 Posted by | 2014, Alternativas | Deja un comentario

Estado actual del Calentamiento Global, breve resumen


  • Las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2), principal gas responsable del Cambio Climático altera los proceden principalmente de la quema de carbón, petróleo y gas natural.
  • El carbón , que se utiliza principalmente para la generación de electricidad, representa el 44% de las emisiones de CO2 procedentes de los combustibles fósiles a nivel mundial.
  • Petróleo, que se utiliza principalmente para el transporte, representa el 36% de las emisiones de CO2.
  • El gas natural, que se utiliza para la electricidad y la calefacción, explica el 20% restante de las emisiones de CO2.
  • A nivel mundial, los subsidios a los combustibles fósiles superaron 620 mil millones dólares en 2011, mientras que la energía renovable recibió sólo $88 mil millones de subsidios.
  • Desde la Revolución Industrial, el planeta se ha calentado en aproximadamente un grado.
  • 2013 marcó el 37º año consecutivo de temperaturas superiores a la media. 4,000 millones de habitantes actuales de la Tierra nunca han experimentado un año que estaba más fresco que el promedio del último siglo.
  • Si seguimos haciendo lo de siempre, quemando cada vez más petróleo, carbón y gas natural, se prevé que la temperatura media mundial aumente unos 6ºC a finales de este siglo.
  • Además de más sequía generalizada y más numerosos incendios forestales, cambio climático trae más olas de calor extremas.
  • En los últimos años se han roto muchos récord de temperaturas cálidas extremas, muchos de ellos en 2010 que se batió el máximo de Asia.
  • En cultivos hay una regla de oro que por cada aumento de por cada 1ºC por encima de la media durante la temporada de crecimiento disminuye un 10% los rendimientos del trigo, el arroz y de maíz. Las pruebas de campo muestran que esta regla puede ser conservadora.
  • Durante este siglo, si los océanos continúan calentándose y el hielo continúa derritiéndose, se prevé que el nivel del mar se eleve a unos 2 metros, inundando ciudades costeras de todo el mundo, como Nueva York, Londres y El Cairo, y los focos agrícolas, como los deltas fluviales de cultivo de arroz.
  • Desde el mes de abril la concentración de CO2 en la atmósfera ha rebasado varias veces las 400 ppm.
  • El mes de mayo pasado ha sido el más caluroso jamás registrado instrumentalmente.
  • Por último, las observaciones indican que estamos ante la aparición del fenómeno de El Niño, por lo que en 2014 y/o 2015 pueden romper el récord de año más cálido registrado.

Fuente: Earth Policy Institute

3 julio 2014 Posted by | 2014, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, emisiones, Global warming, Medio Ambiente, subida del nivel del mar, temperatura, TOP 10 | 1 Comentario

Esclavos energéticos


Esclavos energéticos.

 

esclavos

Hasta la revolución industrial la única energía que podía usar la humanidad era la proveniente de su propio cuerpo, de esclavos  o de animales, toda ella de origen solar gracias a los alimentos. Adicionalmente usaba, en menor medida, la energía de las corrientes de agua y el viento, mediante molinos y las velas de los barcos, también de origen solar.

El uso de combustibles fósiles permitió el acceso a fuentes de energía adicionales, reservas de energía solar fósiles, que facilitó el desarrollo de nuestra civilización. Este proceso se aceleró en sobremanera con el uso del petróleo. Los primeros pozos de petróleo arrojaban una tasa de retorno energético de 100/1, es decir conseguían 100 unidades de energía por cada una invertida.

Con estas condiciones se disparó el avance de nuestra civilización, siendo los países enriquecidos los que captan las 3/4 partes del beneficio que la energía barata produce. Con la irrupción de los combustibles fósiles podemos poner a nuestro servicio esclavos energéticos que no proveen de servicios equivalentes a los que podrían proporcionarnos personas esclavizadas: proveen de alimentos, vestido y calzado, nos construyen casas, nos transportan, no protegen del frio y del calor, nos entretienen, …. Así, en nuestro país, disfrutamos de unos 40 esclavos que trabajan para nosotros 24 horas al día, que pasarían a ser 120 si fuéramos benevolentes con ellos y solo lo hicieran 8 horas diarias los 365 días del año.

Pero estos esclavos, no son gratuitos, son proporcionados por un limitado número de traficantes, en nuestro país tres empresas, Endesa, Iberdrola y Gas Natural-Fenosa acaparan la mayor parte de los esclavos procedentes de la energía eléctrica y otras Repsol, Cepsa, Enagas abastecen la mayor parte de los esclavos encarnados en combustibles. Es decir un reducido número de corporaciones controlan los precios y modo de abastecimiento de los esclavos energéticos controlando así todas nuestras actividades económicas y sociales, tal como las desarrollamos actualmente.

En la medida en que la obstención cantidades actualmente necesarias de combustibles fósiles de fácil y barato acceso va descendiendo en esa misma medida tenemos que renunciar al número de ellos que utilizamos y por tanto disminuyen los servicios que obtenemos, y este declive se va acelerando progresivamente conduciéndonos al colapso de la civilización tal como la conocemos.

Otra consecuencia del empleo de esclavos energéticos es que necesariamente su captura origina fuertes destrozos en muchas de las zonas de la que se extraen, ya sea por las técnicas utilizadas o por accidentes inherentes a la actividad humana; estos últimos también son habituales en el transporte de combustibles líquidos.

Los esclavos tiene su metabolismo y fruto de él producen desechos, básicamente en forma de gases contaminantes que están modificando la composición química de los mares y atmósfera en los que nuestra civilización se ha desarrollado, la mayor parte de estos gases está compuesta por CO2, gas de efecto invernadero, estos están modificando el equilibrio dinámico de intercambio de energía entre la que proviene del Sol y la que emite la Tierra.

Este cambio está produciendo una acumulación adicional de energía en nuestros océanos y troposfera que se ha calculado en el equivalente a la energía liberada por cuatro bombas nucleares similares a la arrojada sobre Hiroshima. Tal cantidad de energía esté provocando el Cambio Climático originado por esta actividad humana, elevando a una velocidad vertiginosa la temperatura media de la Tierra, fundiendo glaciares, elevando el nivel de mar y dopando, cual estrógenos el ciclo del agua y fenómenos como huracanes y temporales.

Esta simultáneo doble comportamiento de nuestros actuales esclavos energéticos nos conducen inevitablemente al colapso de nuestra civilización, varios autores señalan que este colapso ocurriría antes de mediados de este siglo y con dolorosas consecuencias tanto para los países enriquecidos, adictos a los esclavos energéticos, como para los países empobrecidos que soportan con mayor rigor los efectos del Calentamiento Global.

Se impone la urgente transición democrática hacia el uso de muchísimos menos esclavos y exclusivamente procedentes directamente de la energía proveniente de Sol, equitativamente empleados por toda la población mundial.

Hay que cambiar de senda y es ahora, cualquier retraso lleva consigo mayor dificultad para cambiar de trayectoria y mayores niveles y extensión de sufrimiento.

15 abril 2014 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático | 2 comentarios

402,20 ppm de CO2 y subiendo


La proporción de CO2, 402 ppm, en la atmósfera es similar a la existente hace 15-30 millones de años,  última vez que hubo este dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera de la Tierra, los tiburones Megalodon vivían en los océanos, el nivel del mar superaba en 30m el actual, y la temperatura superficial media global fue de hasta 11 ° C más cálida. Mientras tanto el Consejo de Europa retrasa las medidas para fortalecer la soberanía energética europea. Está claro, necesitamos urgentemente una Europa que camine por la senda blanda de la energía y retome el liderazgo en la lucha contra el Calentamiento global.

Fuente: http://keelingcurve.ucsd.edu/

10 abril 2014 Posted by | 2014, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, emisiones, Global warming | Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.183 seguidores