Calentamiento Global

calentamiento global, global warming, cambio climático, climate change, enviroment, energy

La contracción de la Tierra habitable


“La Tierra Inhabitable” era el título que el periodista David Wallace-Wells daba a su artículo  el 9 de julio de 2017 en la New York Magazine, que llegó a ser el artículo más leído desde siempre de la revista.

En el mencionado articulo, posteriormente actualizado para reforzar argumentos e información  recogía los peores escenarios posibles de los efectos del Calentamiento Global a corto plazo recogidos de las publicaciones científicas.

Uno de los aspectos recogidos era la subida del nivel del mar. Basta con mirar un mapamundi para ver que buena parte de la humanidad vive en la costa y parte de ella se alimenta de la producción de los deltas. La subida del nivel del mar actual es de unos 20cm sobre el nivel preindustrial y se está acelerando en los últimos años alcanzando los 3,4 milímetros anuales.

Los estudios hechos públicos el pasado día 30  y pendientes de publicación , de un equipo de investigación de varias universidades, realizados sobre los sedimentos de la cueva de Artá en la isla de Mallorca nos avisan de que en el Plioceno, cuando la concentración de CO2 en la atmósfera eran similares a los actuales, 400 ppm, la temperatura media era de unos 2º-3ºC superiores a los actuales y el mar tendría un nivel superior en 16 metros al actual.

No solo desaparecerían todas las playas y el grueso de las ciudades costeras del mundo y algunas más. Como ejemplo Sevilla capital se encuentra a solo 6 metros, es decir solo sobresaldrían los edificios de más de cuatro plantas de altura. Así tendremos las Nuevas Atlantidas, con la diferencia que ahora si sabremos con certeza donde estarán.

El delta del Ebro, marismas del Guadalquivir, delta del Nilo, Ganges, … no existirán en unos decenios.

Los destinos de veraneo de sol y playa desaparecerían y con ellos los hoteles, resorts y apartamentos.

No parece que esto vaya a quedarse ahí si no se actúa, actuamos, con profundidad y celeridad.

Otra amenaza para la vida humana en otras zonas del planeta es la temperatura. Nuestro cuerpo tiene una temperatura media de unos 37ºC que se estabilizan cuando soportamos altas temperaturas mediante la transpiración a través de la piel, sudando. Para que el sudor se evapore necesitamos que la humedad ambiente no sea tan alta que lo impida. En 2010 Sherwood publicó las condiciones de temperatura y humedad que permitirían la habitabilidad de determinadas zonas de la Tierra y más recientemente Priscilla Nowajewski ha publicado otro en sentido parecido y disponible en castellano. Con temperaturas cercanas a 30ºC la hipertermia, subida de la temperatura corporal, se puede dar con el 100% de humedad en el ambiente y en lugares como el Valle de la Muerte, donde se han registrado cerca de 57ºC, la hipertermia se produce con solo que la humedad sea superior al 20%.

A ello podemos sumar el avance de la aridez del territorio que supondrán una importante merma del suelo de cultivo y su producción, que se recoge en el informe de Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU y publicado en agosto, y que en España amenaza de manera singular, pero no en exclusiva al sur de la península.

Está claro que la habitabilidad de un territorio que no puede producir alimentos es muy poca o inexistente.

No quiero agotar las personas que se asoman a esta página, pero solo por último, aunque no único y  de pasada, nombrar que durante muchos años determinadas zonas de la tierra han sido inhabitables por su insalubridad, por la presencia de artrópodos transmisores de enfermedades como la malaria y otras y el cambio climático está ampliando el territorio en el que estos insectos pueden vivir y el periodo anual de superveniencia.

El próximo día 27 estamos llamando a la movilización de la sociedad, espoleada por jóvenes, para forzar a nuestras autoridades y gobiernos a poner por delante el derecho a una tierra habitable para nosotras y las futuras generaciones frente al interés de las corporaciones y una sociedad hedonista que estimula la dopamina con el consumismo.

La tarea de lograrlo es hercúlea y va más allá del día 27, las incertidumbres son muchas, pero al menos hagamos nuestra parte.

Inicialmente publicado en Contrainformación

17 septiembre 2019 Posted by | 2019, Calentamiento global, Cambio Climático, Fenómenos climáticos extremos, subida del nivel del mar, temperatura | Deja un comentario

Militarización y negocio del Cambio Climático


Cada vez se habla más de la influencia del Cambio Climático como un factor desencadenante de migraciones, en el caso de Siria se ha difundido  ampliamente como una de las causas generadoras del conflicto y posterior desplazamiento masivo de refugiados hacia países limítrofes y hacia la UE El Cambio climático está también en el proceso por el cual casi la mitad de las personas que fueron desplazadas por el huracán Sandy en Nueva Orleans no han vuelto a la que era su ciudad; por citar un par de casos.

Diferentes autores y organizaciones abogan por caracterizar la figura del “refugiado climático”. y darle un estatus legal.

Diferentes informes del IPCC y  de otros organismos alertan de que las migraciones van a seguir en aumento como consecuencia de los efectos del Calentamiento Global como subida del nivel del mar, fenómenos climáticos extremos, sequías pertinaces, … Un estudio publicado en 2014 por el CIESIN de Columbia recoge que 700 millones de “refugiados climáticos” estarían desplazándose para 2050, aunque la mayoría no cruzaría las fronteras y permanecerían en sus países de nacimiento.

Como estamos sufriendo en la actualidad, el enfoque adoptado por la UE y otros países ante esta situación está siendo el de tratar a las personas afectadas como un asunto de seguridad en lugar de una consecuencia del actual modelo industrialista que depreda recursos del que se beneficia fundamentalmente el Norte global a la vez que ocasiona la disrupción del sistema clima.

Así en lugar de establecer relaciones económicas responsables, justas y solidarias, de proteger a las poblaciones más vulnerables ante los fenómenos climáticos extremos se está optando por imponer la visión militarista, de “seguritización”.  Creando “zonas fortificadas” y centros de internamiento en los países enriquecidos simultaneadas con el “aparheid global” que llena de campos de concentración los países fronterizos,

Para avanzar en esta dirección estrategas militares de ambas partes del Atlántico llevan años estudiado y elaborando estrategias de respuesta sobre el Cambio Climático, a pesar de las declaraciones “contrarians” de mandatarios como Trump,  pero estas estrategias no son para hacerle frente ni proteger a las poblaciones vulnerables, si no como una nueva actividad militar, para evitar la llegada de los movimientos migratorios a las metrópolis y controlar  también la reacción de sus propias poblaciones afectadas por fenómenos climáticos extremos.

Paralelamente y como consecuencia de esta estrategia, ha ido creciendo un floreciente negocio, en simbiosis con el complejo militar-industrial, de seguridad fronteriza y control de personas, que suministra sensores de todo tipo, drones, sistemas GPS, cercas, muros, cámaras con sistemas de reconocimiento facial así en el negocio de las aplicaciones biométricas tienen presencia empresas como L3 Comunications, Hewlett Packard, Dell, Verizon en EEUU o Eriksson, Indra, Siemens Diehl y Sagen en la UE a las que hay que sumar las empresas fabricantes de vallas y muros de todo tipo para asegurar e impermeabilizar las fronteras.

Un estudio, que ya tiene algunos años, contabilizó 51 muros fronterizos en la mundo con diversas técnicas disuasorias, desde campos de minas a drones, pasando por autómatas para localizar intrusiones y disparar, por ahora, a indicación de soldados.

En todo este proceso, para buscar la complicidad de la población, no se ha dudado en criminalizar a las personas migrantes junto con organizaciones y personas solidarias. Primero comenzó a aparecer el concepto de “mafias de la migración” después el intento de asociar la migración con el tráfico de drogas y posteriormente al 11S, los atentados de Londres o Madrid, se buscó vincular a las migrantes con el terrorismo. La última fase de este proceso la estamos viendo en estos días, en los que se criminaliza las organizaciones y personas que realizar tareas de protección y salvamento en el mar  en la UE o prestan auxilio a las personas migrantes aquí o en EE.UU.

Simultáneamente se incumplen sistemáticamente  la legislación internacional sobre refugiados.

Cabría decir que es más justo afirmar que quienes actúan en la ilegalidad y con impunidad son aquellos países u organizaciones supranacionales como la UE que miran para otro lado ante el sufrimiento humano y la muerte a la vez que utilizan a las personas migrantes como “chivos expiatorios” sobre los que proyectar su propia  incompetencia.

Públicado previamente en Contrainformación

19 agosto 2019 Posted by | 2019, Calentamiento global, Cambio Climático, Refugiados Climáticos | Deja un comentario