Calentamiento Global

calentamiento global, global warming, cambio climático, climate change, enviroment, energy

Dar la talla y frenar la era de la estupidez


Emisiones año 2000/ Worldmapper

En Barcelona se están agotando las horas para conseguir un acuerdo satisfactorio que sustituya el Protocolo de Kyoto que expira sin haber conseguido reducir la emisiones globales de efecto invernadero, con reducciones en algunos de los países de anexo I que tiene más de artificio contable y/o exportación de la emisiones que de reducción real, cuando no, incumplimientos escandalosos como el caso de España.

El desarrollo de Protocolo de Kyoto ha puesto de manifiesto la debilidad de los mecanismos de flexibilidad adoptados, ya que lejos de ser útiles para la contención y reducción de las emisiones han servido para el fraude real y contable de los cumplimientos, destrucción de bosques, sumideros de carbono para transformarlos en plantaciones energéticas imposibles de justificar desde la perspectiva  social y ambiental. Mecanismos como el comercio de emisiones ETS han sido útiles para  aportar fondos adicionales a las empresas usuarias y beneficiarias de combustibles fósiles.

Ha detraído producciones alimentarias para el mantenimiento del mito del automóvil contribuyendo como otro factor a la elevación de  los precios de los cereales que han condenado a millones de personas a la hambruna y la muerte.

El Protocolo ha tenido sus aspectos positivos como son: el hecho de que sobre el papel los países enriquecidos aceptaran sus responsabilidad en la génesis del problema y acordaran reducciones de sus emisiones,  abundando en la legitimidad de  las demandas que la comunidad científica y el movimiento ecologista venían exigiendo desde hace años.

Ahora hay que dar la talla, no sirven maniobras dilatorias, está en juego a corto plazo el futuro de nuestra civilización, la vida y el sufrimiento de miles de millones de personas con la que convivimos y las que nos sucedan; al igual que lo está para buena parte de las especies que nos acompañan. Necesitamos acuerdos de reducción drásticos, urgentes y justos.

Un acuerdo de mínimos exigiría reducciones de emisiones de al menos el 40%  sobre la base de 1990 para todos los países ricos recogidos en el Anexo I dentro de sus propias fronteras y acercarnos a la descarbonización total para 2050.

España deberá cumplir con los compromisos de Kyoto reduciendo el 10% anual sus emisiones hasta 2012 y no reclamar posiciones de excepcionalidad.

Compromisos serios de contención y transformación para los países emergentes.

Creación de un fondo de al menos 110.000 millones de euros anuales para la mitigación, transición, apoyo a la adaptación en los países empobrecidos y la protección de los bosques primigenios .  De ellos 35.000 aportados por la UE teniendo en cuenta las emisiones y PIB por habitante de cada país.

Las emisiones globales deberían de dejar de crecer la menos para 2015, decreciendo el 5% anual a partir de esa fecha. En lo que va de siglo ya hemos emitido un tercio de los gases de invernadero señalados como límite “seguro” por la mejor ciencia.

Es el momento de que nuestros gobernantes den la talla para alejarnos de la estupidez y manden mensajes claros a la sociedad sobre la urgente necesidad de cambiar el actual modelo de desarrollo que se ha demostrado inviable incluso para la quinta parte de la humanidad opulenta.

Anuncios

2 noviembre 2009 Posted by | Acción, Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | , | 7 comentarios

“Nosotros no viviremos. Moriremos. Nuestro país no exitirá”


“Si todo sigue como hasta ahora nosotros no viviremos. Moriremos. Nuestro país no exitirá. No podemos salir de Copenhague con un fracaso. Nosotros no podemos hacer en Copenhague un pacto para el suicidio. Hemos de tener éxito y conseguir un acuerdo en Copenhague” Estas palabras fueros pronunciadas por Mohamed Nasheed, Presidente del Las Madivas. Agregó, ante los más de 100 jefes de gobierno y estado reunidos estos días en la ONU, que su país desaparecerá sumergido a menos que la concentración de CO2 vuelva rápidamente a los 350ppmv.

Nasheed se ha comprometido a organizar una acción : el 24 de octubre, se llevará 350 buzos, entre ellos algunos ministros de su gabinete, en la protesta más grande del mundo bajo el agua contra el cambio climático!

Las palabras de Nasheed deben ser ser escuchadas mucho más allá de los confines de las Naciones Unidas, y hasta ahora, los medios de comunicación han ignorado su llamamiento a la acción.

En este vídeo Mohamed Nasheed   hace una llamada a la acción que he traducido más abajo y que me ha enviado mi amiga Kelly Blin de 350.org

Aquí, en las Maldivas, es fácil ver por qué las matemáticas del actual debate sobre el cambio climático sólo no suma – y por qué los negociadores van a tener que trabajar mucho más antes de la conferencia de Copenhague sobre el clima si están interesados en el la supervivencia de gran parte del planeta.

Las Maldivas se extienden 800 kilómetros a través del Océano Índico, un archipiélago de 1.200 islas tropicales, a pocos metros sobre el nivel del mar. Es una belleza incomparable, y también también muy vulnerables. Aumento del nivel del mar de hasta medio metro haría inhabitable gran parte de ellas, y mientras tanto, los picos de temperatura de los océanos podrían destruir los arrecifes de coral que protegen a estas islas de las olas.

Por ello, nadie en las Maldivas  aplaude la reciente promesa de las naciones del G-8 para tratar de mantener los aumentos de temperatura a 2 grados y la concentración atmosférica de CO2 a 450 partes por millón. Hace unos años, estos objetivos podrían haber sido loables, pero la nueva ciencia deja en claro que están desfasados.

Después de la rápida fusión del hielo del mar Ártico en el verano de 2007, científicos se dieron cuenta de que el calentamiento global estaba ocurriendo más rápidamente y en mayor escala de lo que habían previsto. Dondequiera que se mirara – los glaciares de alta altitud, los ciclos hidrológicos, la propagación de los mosquitos – se encontraron que los cambios están ocurriendo décadas antes de lo previsto. En enero de 2008, James Hansen, uno de los climatólogos más importantes del mundo, publicó una serie de documentos que muestran que el límite de seguridad real para el carbono en la atmósfera era de menos de 350 partes por millón. Cualquier valor superior a dicho límite, advierte Hansen, pondría la semilla  de “efectos catastróficos e irreversibles” a escala mundial.

Ya estamos por encima de esa cifra – la concentración actual es de 390 ppm y en aumento. Para Las Maldivas, el cambio climático no es una vaga o distante molestia, sino un peligro claro y presente para nuestra supervivencia. Sin embargo, las Maldivas no es un caso especial, simplemente el canario en la mina de carbón del mundo. Los países vecinos de Asia, como Bangladesh, que ya sufren de intrusión de agua salada como el mar lugar, Australia y el suroeste de América están sufriendo la sequía épica,  los bosques del oeste de Norteamérica están sucumbiendo a las plagas  que se multiplican con el creciente calor. Y todo esto es con los aumentos de temperatura de cerca de 1 grado – ¿Por qué tendría que ser el objetivo de 2ºC?

En cambio, necesitamos una acción de emergencia en todo el mundo para reducir las emisiones. No será fácil – para volver a 350 que necesita el mundo para es necesario el destete del carbón antes de 2030, y de inmediato  poner fin a la deforestación que envía carbono en la atmósfera. Pocos políticos realmente quieren dedicarse a algo tan difícil, pero no es imposible. Las Maldivas se ha comprometido a convertirse en carbono neutral en 2020, utilizando el viento y el sol para alimentar a toda la nación. Si  puede suceder en un relativamente pobre país en desarrollo, puede ocurrir en cualquier lugar. Lo que nos falta no es la tecnología, sino la voluntad política.

La próxima semana, más de cien Jefes de Estado se reunirán en Nueva York para la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Muchos líderes mundiales, sin embargo, se resisten a hacer más que una simbólica de reducción de emisiones. Se citan a menudo la evidente impopularidad de las reducciones de carbono de vuelta a casa, como dice el viejo refrán, “toda política es local”. La movilización de la opinión pública, resulta fundamental para encontrar una solución climática. Sólo cuando prevaricar sobre el cambio climático perjudica los políticos en las urnas van a actuar con la firmeza necesaria para evitar la catástrofe.

De la era de campaña Quit  India para los derechos civiles, la historia nos muestra que para el cambio radical que necesitamos un movimiento real. Muchas de las iniciativas de la próxima semana en Nueva York tienen como objetivo construir este movimiento. Las Naciones Unidas pondrá en marcha una campaña de publicidad mundial que exige a las naciones sellar el acuerdo sobre cambio climático en Copenhague. La película de éxito del cambio climático, The Age of Stupid, se estrenará en Manhattan, con una transmisión en vivo a cientos de cines de todo el mundo. Y  la campaña basada en la ciencia 350.org  se preparan para su día de acción global el 24 de octubre.

El 24 de octubre, las Maldivas celebrará la mayor manifestación de carácter político bajo el agua en la historia – buzos y snorkelers abajo en el arrecife con pancartas y carteles, recordando a la gente lo que está en juego.

El clima está cerca de un punto de inflexión – cuando de pronto el Ártico se derrite y los glaciares desaparecen, eso es un signo muy malo. Tenemos nuestro sistema político para cruzar el punto de inflexión, también, para pasar de declaraciones  a las soluciones reales, la reducción de emisiones con la suficiente rapidez para satisfacer las demandas de la ciencia. Pero los políticos son reacios a actuar a menos que la gente actue primero. Los acontecimientos en Nueva York y el 24 de octubre proporcionar a las personas comunes y corrientes la oportunidad de hacer oír su voz y, al hacerlo, recordar a los políticos quién está en última instancia a su cargo.

24 septiembre 2009 Posted by | Acción, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | , | 8 comentarios