Calentamiento Global

calentamiento global, global warming, cambio climático, climate change, enviroment, energy

“Nosotros no viviremos. Moriremos. Nuestro país no exitirá”


“Si todo sigue como hasta ahora nosotros no viviremos. Moriremos. Nuestro país no exitirá. No podemos salir de Copenhague con un fracaso. Nosotros no podemos hacer en Copenhague un pacto para el suicidio. Hemos de tener éxito y conseguir un acuerdo en Copenhague” Estas palabras fueros pronunciadas por Mohamed Nasheed, Presidente del Las Madivas. Agregó, ante los más de 100 jefes de gobierno y estado reunidos estos días en la ONU, que su país desaparecerá sumergido a menos que la concentración de CO2 vuelva rápidamente a los 350ppmv.

Nasheed se ha comprometido a organizar una acción : el 24 de octubre, se llevará 350 buzos, entre ellos algunos ministros de su gabinete, en la protesta más grande del mundo bajo el agua contra el cambio climático!

Las palabras de Nasheed deben ser ser escuchadas mucho más allá de los confines de las Naciones Unidas, y hasta ahora, los medios de comunicación han ignorado su llamamiento a la acción.

En este vídeo Mohamed Nasheed   hace una llamada a la acción que he traducido más abajo y que me ha enviado mi amiga Kelly Blin de 350.org

Aquí, en las Maldivas, es fácil ver por qué las matemáticas del actual debate sobre el cambio climático sólo no suma – y por qué los negociadores van a tener que trabajar mucho más antes de la conferencia de Copenhague sobre el clima si están interesados en el la supervivencia de gran parte del planeta.

Las Maldivas se extienden 800 kilómetros a través del Océano Índico, un archipiélago de 1.200 islas tropicales, a pocos metros sobre el nivel del mar. Es una belleza incomparable, y también también muy vulnerables. Aumento del nivel del mar de hasta medio metro haría inhabitable gran parte de ellas, y mientras tanto, los picos de temperatura de los océanos podrían destruir los arrecifes de coral que protegen a estas islas de las olas.

Por ello, nadie en las Maldivas  aplaude la reciente promesa de las naciones del G-8 para tratar de mantener los aumentos de temperatura a 2 grados y la concentración atmosférica de CO2 a 450 partes por millón. Hace unos años, estos objetivos podrían haber sido loables, pero la nueva ciencia deja en claro que están desfasados.

Después de la rápida fusión del hielo del mar Ártico en el verano de 2007, científicos se dieron cuenta de que el calentamiento global estaba ocurriendo más rápidamente y en mayor escala de lo que habían previsto. Dondequiera que se mirara – los glaciares de alta altitud, los ciclos hidrológicos, la propagación de los mosquitos – se encontraron que los cambios están ocurriendo décadas antes de lo previsto. En enero de 2008, James Hansen, uno de los climatólogos más importantes del mundo, publicó una serie de documentos que muestran que el límite de seguridad real para el carbono en la atmósfera era de menos de 350 partes por millón. Cualquier valor superior a dicho límite, advierte Hansen, pondría la semilla  de “efectos catastróficos e irreversibles” a escala mundial.

Ya estamos por encima de esa cifra – la concentración actual es de 390 ppm y en aumento. Para Las Maldivas, el cambio climático no es una vaga o distante molestia, sino un peligro claro y presente para nuestra supervivencia. Sin embargo, las Maldivas no es un caso especial, simplemente el canario en la mina de carbón del mundo. Los países vecinos de Asia, como Bangladesh, que ya sufren de intrusión de agua salada como el mar lugar, Australia y el suroeste de América están sufriendo la sequía épica,  los bosques del oeste de Norteamérica están sucumbiendo a las plagas  que se multiplican con el creciente calor. Y todo esto es con los aumentos de temperatura de cerca de 1 grado – ¿Por qué tendría que ser el objetivo de 2ºC?

En cambio, necesitamos una acción de emergencia en todo el mundo para reducir las emisiones. No será fácil – para volver a 350 que necesita el mundo para es necesario el destete del carbón antes de 2030, y de inmediato  poner fin a la deforestación que envía carbono en la atmósfera. Pocos políticos realmente quieren dedicarse a algo tan difícil, pero no es imposible. Las Maldivas se ha comprometido a convertirse en carbono neutral en 2020, utilizando el viento y el sol para alimentar a toda la nación. Si  puede suceder en un relativamente pobre país en desarrollo, puede ocurrir en cualquier lugar. Lo que nos falta no es la tecnología, sino la voluntad política.

La próxima semana, más de cien Jefes de Estado se reunirán en Nueva York para la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Muchos líderes mundiales, sin embargo, se resisten a hacer más que una simbólica de reducción de emisiones. Se citan a menudo la evidente impopularidad de las reducciones de carbono de vuelta a casa, como dice el viejo refrán, “toda política es local”. La movilización de la opinión pública, resulta fundamental para encontrar una solución climática. Sólo cuando prevaricar sobre el cambio climático perjudica los políticos en las urnas van a actuar con la firmeza necesaria para evitar la catástrofe.

De la era de campaña Quit  India para los derechos civiles, la historia nos muestra que para el cambio radical que necesitamos un movimiento real. Muchas de las iniciativas de la próxima semana en Nueva York tienen como objetivo construir este movimiento. Las Naciones Unidas pondrá en marcha una campaña de publicidad mundial que exige a las naciones sellar el acuerdo sobre cambio climático en Copenhague. La película de éxito del cambio climático, The Age of Stupid, se estrenará en Manhattan, con una transmisión en vivo a cientos de cines de todo el mundo. Y  la campaña basada en la ciencia 350.org  se preparan para su día de acción global el 24 de octubre.

El 24 de octubre, las Maldivas celebrará la mayor manifestación de carácter político bajo el agua en la historia – buzos y snorkelers abajo en el arrecife con pancartas y carteles, recordando a la gente lo que está en juego.

El clima está cerca de un punto de inflexión – cuando de pronto el Ártico se derrite y los glaciares desaparecen, eso es un signo muy malo. Tenemos nuestro sistema político para cruzar el punto de inflexión, también, para pasar de declaraciones  a las soluciones reales, la reducción de emisiones con la suficiente rapidez para satisfacer las demandas de la ciencia. Pero los políticos son reacios a actuar a menos que la gente actue primero. Los acontecimientos en Nueva York y el 24 de octubre proporcionar a las personas comunes y corrientes la oportunidad de hacer oír su voz y, al hacerlo, recordar a los políticos quién está en última instancia a su cargo.

24 septiembre 2009 Posted by | Acción, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | , | 8 comentarios

10:10:11:12


10:10

El diario británico The Guardian puso en marcha el pasado día 1 de septiembre  la campaña 10:10 sugerida por Franny Armstrong, directora de la película “La era de la estupidez”

Los impulsores de la campaña argumentan que las generaciones futuras no entenderán por qué  la gran mayoría de la población actual, bien informada y educada sabía la magnitud de la amenaza del calentamiento global, tenía las herramientas tecnológicas para frenarlo y manifestaba en las encuestas la necesidad de hacerlo pero solo una pequeña minoría hizo algo.

La idea es convincente sencilla: mediante su firma, los individuos, las organizaciones, empresas multinacionales, las escuelas y los hospitales se comprometen a hacer todo lo posible para reducir sus emisiones en un 10% a finales de 2010, precisamente el tipo de corte profundo, rápido que los científicos afirman que es necesario.

Estas reducciones iniciales son con toda seguridad fáciles de conseguir e incluso supondrán ahorros económicos, tal y como demuestran estudios varios como los del Rocky Mountain Institute o el MacKinsey Global Institute.

No podemos seguir esperando que nuestros/os dirigentes no tomen la medidas oportunas en el momento necesario, bien atenazados por la presión de los intereses de compañías energéticas y de transporte vinculadas al consumo de energía bien por el temor a la reacción negativa de la población que los apee de sus puestos de gobierno.

Con esta medida estaremos demostrando que somos muchas las personas dispuestas a aceptar y colaborar con el cambio necesario y, así, presionando a nuestros/as gobernantes a acometer los cambios necesarios o se verán obligados a dejar paso a aquellas personas dispuestos a liderar ese cambio.

Si en Gran Bretaña se proponen este objetivo, al que ya se están sumando muchas personas y entidades, lo es más urgente en España ya que nuestro país se comprometíó con el Protocolo de Kyoto a elevar sus emisiones el 15% sobre la base de las emisiones de 1990 y en la actualidad superamos en más de 30 puntos ese generoso límite y tan solo nos quedan 3 años para cumplir el objetivo firmado.

Es por ello que creo más que oportuna lanzar una campaña similar en nuestro país y mantener ese objetivo en al menos los siguientes años 10:10 otros 10: 11 y 10:12 alacanzando así el compromiso con el Protocolo de Kyoto y cambiando la tendencia actual que nos condena a un clima que sgún del climatólogo James Hansen , comentado aquí , significará el fin de nuestra civilización.

Hago pués la llamada a todas las personas, instituciones, organizaciones y empresas a cuantificar sus emisiones de gases de efecto invernadero y planificar las acciones necesarias para conseguir el objetivo 10:10:11:12

Puedes hacerlo público haciendo un comentario en este artículo

12 septiembre 2009 Posted by | Acción, Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming, Medio Ambiente | 15 comentarios

Los Gases de Efecto Invernadero invierten la tendencia al enfriamiento del Ártico.


El nuevo estudio, publicado el día 4 por la revista Science, es el primero en cuantificar un enfriamiento generalizado en todo el Ártico década, por década que está relacionado con un ciclo de aproximadamente 21.000 años de oscilación
de inclinación de la Tierra en relación con el sol. Durante los últimos 7.000 años, el momento en que la  la Tierra pasa más cerca del Sol se ha desplazado desde septiembre hasta enero. Esto ha reducido gradualmente la intensidad de la luz solar que llega al Ártico en verano, cuando la Tierra está más lejos del sol.
El análisis de la temperatura del equipo de investigación muestra que las temperaturas de verano en el Ártico, de acuerdo con la reducción de la energía del Sol, se enfría a una tasa promedio de aproximadamente 0,2 grados centígrados  cada mil años. La temperatura finalmente tocó fondo durante la “Pequeña Edad de Hielo”, un período de enfriamiento generalizado que duró aproximadamente desde el siglo 16 hasta mediados del siglo 19.
A pesar de que el ciclo orbital que produce el enfriamiento continúa, fue modificado en el siglo 20 por el calentamiento inducido por el hombre. El resultado es que las temperaturas de verano en el Ártico en el año 2000  fueron alrededor de 1,4 grados C más altas de lo que habría podido esperarse de la refrigeración cíclica.
“Si no hubiera sido por el aumento de la producción humana de gases de efecto invernadero, las temperaturas de verano en el Ártico se habrian enfriado gradualmente a lo largo del siglo pasado”, dice Bette Otto-Bliesner, científico del NCAR que participaron en el estudio.

Los resultados se han obtenido del estudio de los sedimentos de algas, cantidad y grosor de los mismos, de los lagos de la zona y del estudio de los anillos de los troncos de los árboles.

Fuentes: National Science Fundation,NSF. University Corporation for Atmospheric Research,UCAR.

7 septiembre 2009 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Ecología, Global warming, Medio Ambiente | | 1 Comentario

Abierta de nuevo Ruta del Norte permite el primer viaje comercial


Dos buques alemanes de la compañía Beluga Shipping GmbH partieron el viernes 21 de agosto  en el primer viaje a través del Ártico frente a la costa norte de Rusia, sin la ayuda de los rompehielos después del cambio climático ayudó a abrir el paso.

Niels Stolberg, presidente y CEO de Beluga Shipping GmbH, dijo que el  “Beluga Fraternity” y ” Beluga Foresight” partieron del puerto ruso de Vladivostok en el viaje histórico con carga recogida en Corea del Sur con destino a Holanda.
El deshielo del Ártico como consecuencia del cambio climático ha hecho posible enviar múltiples Beluga, buques de carga pesada, a lo largo del legendario Paso del Noreste, dijo Stolberg.

Beluga Shipping GmbH tiene autorización autoridades rusas para enviar los primeros buques coemrciales no-rusos a través de la ruta el viernes.

La Ruta del Mar del Norte recorta 4.000 millas marinas de las 11.000 millas de recorrido habitual a través del Canal de Suez – lo que genera un ahorro considerable en costos de combustible y las emisiones de CO2.
“Submarinos y rompehielos rusos han utilizado el Camino del Norte en el pasado pero no estaba abierto al transporte comercial regular antes de ahora, porque había muchas áreas con gruesa capa de hielo”, afirmó Stolberg.

Stolberg dijo Beluga estaba ansiosa de enviar buques a traves de la Ruta del Norte el pasado verano durante la “ventana abierta” de seis a ocho semanas  entre agosto y septiembre cuando las temperaturas en la región del corredor son de 20ºC o más, pero la tardanza en conseguir los permisos ha postergado el viaje a este año.

Fuente: Reuter

4 septiembre 2009 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | | 5 comentarios

De cara al COP15 de Copenhague la Agencia Europea de Medio Ambiente publica la redución de emisiones de la UE en 2008


Nuevas estimaciones de Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), indican que las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE cayyó en 2008 por cuarto año consecutivo. En comparación con  las emisiones oficiales de 2007 publicados a principios de este año, la reducción anual se estima en alrededor de 1,3% para la UE-15 y 1,5% para la UE-27. Basándose en estas estimaciones, las emisiones de gases de efecto invernadero en 2008 están aproximadamente un 6,2% por debajo de la base de las emisiones del año de Kyoto para la UE-15, y el 10,7% por debajo del nivel de 1990 para la UE-27.

La gran mayoría de la disminución de las emisiones en 2008 fue debida a la disminución de las emisiones de CO 2 procedentes de la quema de combustibles fósiles en la energía, la industria y el transporte. Las reducciones de emisiones de 2008 reflejan los efectos de la recesión económica mundial que comenzó en 2008, que dio lugar a la reducción de la producción industrial  y menor consumo de energía por la industria, y ha reducido el transporte de mercancías.

Las reducciones también se manifiestan en las emisiones verificadas de la UE ETS ( Sistema de Comercio de Emisiones) para 2008, en total de la UE-27 las emisiones disminuyeron en un 3,9% entre 2007 y 2008.

Por primera vez la Agencia europea de Medio Ambiente, AEMA, ha publicado ha elaborado estimaciones de la UE gama de emisiones totales de gases de efecto invernadero tan sólo unos meses después de que el año en cuestión.

Las estimaciones del AEMA no tienen en cuenta los efectos de cambios en el uso de la tierra. Se basan en la disposición pública de emisiones verificadas de ETS de la UE para 2008 y otras fuentes nacionales y europeas, disponible a partir de mediados de julio de 2009. La metodología detallada del AEMA se publicará en las próximas semanas.

Estas previsiones para 2008 las emisiones se utilizará para un mejor seguimiento de los progresos hacia los objetivos de la UE en el informe de la AEMA anual sobre las tendencias de emisión de gases de efecto invernadero y proyecciones en Europa, que se publicará a finales de este año.

Los datos oficiales las emisiones de gases de efecto invernadero de 2008 de la UE estará disponible en junio de 2010, cuando la AEMA publica el Inventario de Gases de Efecto Invernadero de la UE 1990-2008 y el Informe de Inventario de 2010, que se presentará al Convenio Marco de la naciones Unidas para el Cambio Climático,CMNUCC.

3 septiembre 2009 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Energía, Global warming, Medio Ambiente | , | Deja un comentario

Un informe de la ONU dice que afrontar el cambio climático requiere invertir en estrategias de bajo nivel de emisiones y alto crecimiento para los países en desarrollo


informe

Comunicado de prensa ONU

GINEBRA, 1 DE SEPTIEMBRE—Mientras las negociaciones para un nuevo acuerdo global para

enfrentar el cambio climático entran en las etapas finales, en preparación para la Conferencia

sobre el Cambio Climático de Copenhague (Copenhagen Climate Change Conference) en

diciembre de este año, las Naciones Unidas publican hoy un informe que analiza las crecientes

exigencias a las que se enfrentan los países en desarrollo, a medida que las amenazas del

proceso de calentamiento global se añaden a los desafíos, ya de larga data, relacionados con el

desarrollo.

El informe, Estudio Económico y Social Mundial 2009: Promover el Desarrollo, Salvar el Planeta,

publicado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, considera que las

medidas ad hoc e incrementales tienen poco potencial, señalando en cambio el potencial de un

fuerte impulso en términos de inversión para cumplir tanto con la reducción de emisiones de gases

de efecto invernadero, como con el apoyo a las comunidades para afrontar el cambio climático, y

haciendo un llamado para que se formulen políticas verdaderamente integradas en respuesta a los

desafíos del desarrollo y el clima. No elude la descripción de la enorme cantidad de ajustes que

deberán acometer países de todos los niveles de desarrollo si se quiere lograr un avance; ni duda

en insistir en que los países desarrollados tendrán que aportar recursos y liderazgo a una escala

mucho mayor que la observada hasta el momento.

De acuerdo con el informe, la participación activa de todos los países para enfrentar el desafío

climático sólo se producirá si los países en desarrollo pueden mantener un rápido crecimiento

económico. Esto precisará que se satisfagan las crecientes necesidades de energía de los países

en desarrollo: se prevé que la capacidad de generar energía de los países en desarrollo duplicará

la de los países desarrollados en las próximas décadas. Para los negociadores del cambio

climático la pregunta que se plantea es cómo los países pobres pueden seguir una senda de

desarrollo de bajo nivel de emisiones y alto crecimiento.

Las tecnologías (desde edificios de bajo consumo energético, a nuevas variedades de cultivos

resistentes a la sequía y energías renovables más avanzadas) que permitirían a los países en

desarrollo trasladarse hacia un patrón de desarrollo sostenible existen en la actualidad. Pero con

frecuencia son prohibitivamente caras y, según dice el informe, tal transformación requeriría “un

nivel de apoyo internacional y solidaridad que raramente se ha visto fuera de un contexto de

tiempos de guerra”.

El informe cuestiona la idea de que el problema climático se pueda abordar simplemente mediante

recortes de emisiones generalizados de todos los países partiendo de sus niveles actuales, o

dependiendo exclusivamente de soluciones basadas en el mercado para generar las inversiones

necesarias.

Los países en desarrollo, según concluye el informe, están enfrentando “desafíos mucho más

difíciles que los que tendrán que enfrentar los países desarrollados, y en un entorno mucho más

restringido”. El crecimiento económico sigue siendo una prioridad para ellos, no sólo para reducir

la pobreza sino también para reducir gradualmente la enorme diferencia de ingresos con los países

ricos. “La idea de congelar el nivel actual de desigualdad mundial durante el próximo medio siglo o

más (mientras el mundo trata de resolver el problema climático) es inaceptable tanto desde el

punto de vista ético como económico y político”, indica el informe.

El Secretario general de la ONU Ban Ki-moon, escribiendo en el prefacio del informe, dice que el

Estudio “argumenta a favor de aunar el desafío climático y el desafío de desarrollo, reconociendo

los vínculos entre ambos y avanzando hacia una senda de bajo nivel de emisiones y alto

crecimiento. No existe un esquema único para lograr estos objetivos. El Estudio examina los

elementos constitutivos clave para evaluar las mejores opciones posibles disponibles para países

en diferentes niveles de desarrollo”.

La falta de coincidencia entre las palabras y los hechos

La carrera por mantener las temperaturas globales dentro de límites seguros se ha convertido en

una carrera contra el tiempo. De acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el

Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change), es preciso que se recorten las

emisiones globales entre un 50 y un 80 por ciento para 2050, lo que equivale a una reducción de

los niveles de dióxido de carbono (CO2) de aproximadamente 40 gigatoneladas (Gt) por año (en la

actualidad) a 8-20 Gt.

Pero tal como el Estudio indica, el mayor conocimiento científico y la mayor concientización pública

no se han traducido en la formulación de políticas focalizadas de respuesta. Esto es

particularmente cierto en los países industrializados avanzados de hoy, cuyos dos siglos de

crecimiento alimentado por el carbono son el origen del calentamiento actual de la tierra. Desde

1950, los países desarrollados han contribuido con cerca de tres cuartas partes del aumento de las

emisiones globales, a pesar de contar con menos del 15 por ciento de la población mundial. El

fracaso de los países ricos a la hora de cumplir compromisos de apoyo internacional ya de larga

data para la reducción de la pobreza y el otorgamiento de transferencias adecuadas de recursos y

tecnología, sigue siendo el principal obstáculo para abordar el desafío del cambio climático,

argumenta el Estudio.

Diferentes economías, diferentes perspectivas energéticas

Es en los países en desarrollo en los que los efectos del cambio climático se sienten con mayor

fuerza y donde se anticipa que se producirán los mayores impactos: sequías más intensas en

algunas zonas y precipitaciones más intensas en otras ocasionarán estragos en los suministros de

agua y los recursos agrícolas mundiales. El derretimiento de los glaciares y la disminución del hielo

en las regiones polares están contribuyendo a elevar el nivel del mar, amenazando la existencia

misma de pequeñas naciones insulares y comunidades costeras, que no cuentan con los recursos

necesarios para adaptarse.

Las estimaciones mencionadas en el informe muestran que por cada incremento de 1 ºC en las

temperaturas medias globales, el crecimiento promedio anual en los países pobres podría

descender en 2-3 puntos porcentuales, sin que se produzca ningún cambio en el crecimiento

esperado en los países ricos. Al mismo tiempo, el informe indica que los países desarrollados

tienen emisiones per capita que todavía son en promedio de 6 a 7 veces superiores a las de los

países en desarrollo.

Uno de los aspectos que con mayor frecuencia se pasa por alto en el debate climático, según

argumenta el informe, es el hecho de que las necesidades energéticas de los países en desarrollo

son muy diferentes de las de los países desarrollados. Estos últimos cuentan con servicios

energéticos y de infraestructura adecuados, e incluso excesivos. La mayoría de los países en

desarrollo, en cambio, tienen dificultades para proporcionar incluso servicios energéticos básicos a

partir de infraestructuras inadecuadas. A nivel global, entre 1.600 y 2.000 millones de personas

carecen de acceso a electricidad, y se estima que conectar a esas personas a servicios de energía

costará alrededor de 25.000 millones por año a lo largo de los próximos 20 años.

Debido a estas marcadas diferencias, países ricos y pobres precisarán estrategias de mitigación

diferentes para abordar el cambio climático. Mientras un aumento del precio de los combustibles

fósiles, o cambios en el estilo de vida, podrían generar un mayor consumo de energía renovable en

los países desarrollados, mayores costos de los combustibles en los países en desarrollo harían

que cualquier servicio de energía moderno estuviese simplemente más allá de las posibilidades de

mucha más gente.

El costo de satisfacer las necesidades de los que “carecen de energía” es todavía pequeño, según

estima el informe, particularmente cuando se compara con los miles de millones comprometidos

por muchos gobiernos de países desarrollados para rescatar sus sectores financieros e industrias

automotrices. “En comparación, el costo de incorporar a 2.000 millones de personas a sistemas

modernos de servicio de energía parecería una auténtica ganga”, indica el informe, destacando

que la cantidad de ayuda al desarrollo que se gasta en energía en la actualidad es tan sólo

alrededor de 4.000 millones de dólares al año, cuando se requieren al menos diez mil millones.

Un gran impulso a la inversión para un futuro sostenible

El desafío de proporcionar a todo el mundo acceso a alguna clase de energía moderna es todavía

pequeño en comparación con el de satisfacer los pronunciados aumentos en la demanda de

energía de los países en desarrollo requeridos para estimular un crecimiento que reduzca la

brecha entre países ricos y países pobres y proporcionar servicios de energía a crecientes

comunidades urbanas.

Expandir servicios de energía más limpia para satisfacer esta mayor demanda es

tecnológicamente factible. Sin embargo, dicho cambio, argumenta el Estudio, no es ni inevitable ni

intrascendente. Reconociendo que tal cambio “implicaría ajustes socioeconómicos potencialmente

muy costosos y sin precedentes” en los países en desarrollo, el Estudio afirma que lograr tal

transformación depende de la creación de un “nuevo acuerdo global” capaz de elevar los niveles

de inversión y canalizar recursos hacia una reducción del contenido de carbono de la actividad

económica y el fortalecimiento de la capacidad de adaptación frente a cambios inevitables en el

clima.

Para que se materialicen las economías de escala y los beneficios del aprendizaje tecnológico, el

Estudio argumenta que se tendrán que llevar a cabo grandes inversiones por adelantado,

sobretodo por parte del sector público, en infraestructura para nuevas fuentes de energía y en la

investigación y el desarrollo complementarios necesarios para reducir costos. Pero estos

esfuerzos se verán entorpecidos por limitaciones en la capacidad para movilizar recursos

domésticos y el acceso limitado que muchos países en desarrollo tienen a los mercados

internacionales de capital, particularmente en los mercados de bonos. Para que el gasto en

inversión logre garantizar el desarrollo de sendas de crecimiento más limpias, se requerirá un

amplio respaldo internacional por medio de un programa de inversión global.

¿Cuánto costará tomar las actuaciones necesarias?

Las estimaciones existentes acerca de cuánta financiación adicional se necesita para atender los

aspectos de mitigación y adaptación del cambio climático varían ampliamente de acuerdo a una

serie de factores, incluyendo el rango establecido como meta de reducción de los gases de efecto

invernadero. Estas estimaciones pueden oscilar entre una cantidad tan pequeña como un 0,2 por

ciento hasta un 2 por ciento del Producto Mundial Bruto (World Gross Product, WGP), o entre

180.000 millones y 1,2 millones de millones de dólares, por año. Sin embargo, en la mayoría de las

proyecciones gran parte de este gasto no sería necesario hasta 2030. El informe pone en tela de

juicio esta creencia general, al sugerir que una parte significativa de las inversiones adicionales en

mitigación y adaptación debe realizarse más pronto que tarde, al ritmo de al menos un 1 por ciento

del WGP al año, entre 500.000 millones y 600.000 millones de dólares. De no pensarse en estos

términos más audaces se corre el riesgo real de que se sigan realizando inversiones más sucias,

que por su larga vida útil se convierten en trampas que impiden nuevas inversiones durante varias

décadas más. Además, al continuar produciendo como de costumbre, o al realizar sólo cambios

marginales, la pérdida permanente de WGP previsto podría ser alcanzar un 20 por ciento.

En cualquier caso, el Estudio dice que los montos de recursos provenientes de fuentes bilaterales y

multilaterales ya prometidos y que deberían estar disponibles para afrontar el cambio climático a

corto plazo son claramente inadecuados.

Se espera que más de la mitad de los costos incrementales de la reducción de gases de efecto

invernadero correspondan a los países en desarrollo, cuyas inversiones en energía a lo largo de

las próximas décadas se espera crezcan mucho más rápido que las de los países desarrollados.

En la actualidad se estima que aproximadamente 21.000 millones de dólares de fondos oficiales

para el desarrollo se dedican cada año a enfrentar el cambio climático, gran parte de ellos para

mitigación. El monto total de financiación climática que se requiere equivale a varias veces esa

cifra. Si la intención de la comunidad internacional es seria con respecto a un “nuevo acuerdo

global”, según sugiere el Estudio, debería ser igual de seria respecto a dedicar recursos al mismo

nivel que fue necesario para afrontar la crisis financiera y derrotar al extremismo político.

De acuerdo con el informe, la dificultad para alcanzar incluso los niveles actuales de ayuda para el

desarrollo sugiere que la financiación global para el cambio climático exigirá un esfuerzo mucho

más categórico por parte de los países avanzados, para brindar un liderazgo decidido en el

problema climático y fortalecer la cooperación internacional. Pero también requerirá un esfuerzo

por parte de los países en desarrollo, para movilizar una mayor cuota de sus recursos destinada a

inversiones más limpias a lo largo de una nueva senda de crecimiento sostenible.

El camino a seguir

Afrontar el desafío del cambio climático requiere diferentes enfoques en los países desarrollados y

en los países en desarrollo, según plantea el Estudio. Las soluciones de mercado, incluido el

desarrollo de un mercado de carbono, a través de un mecanismo de límites máximos y

comercialización de emisiones (“cap and trade”) o las estrategias tributarias en los países

desarrollados, no son la solución para los países en desarrollo. “Tal vez la perspectiva más

sensible e innovadora”, indica el informe, “es reconocer que el mercado de carbono seguirá

ampliándose, pero que el ritmo y la escala no serán suficientes para ayudar a los países en

desarrollo a romper las limitaciones financieras para avanzar en una senda de desarrollo baja en

emisiones”.

En su lugar, el Estudio dice que la mejor opción para los países en desarrollo debería ser una

combinación de inversiones a gran escala e intervenciones activas de política. Esto requeriría un

compromiso político sólido y sostenido por parte de los gobiernos de los países en desarrollo y, tan

crítico como este, un respaldo multilateral considerable y eficaz con respecto a la financiación y la

transferencia de tecnología.

El informe expone una serie de posibles medidas multilaterales en respaldo de un programa de

inversión global, incluido un fondo mundial de energía limpia, un régimen mundial de tarifas para la

compra y conexión a la red de energía como respaldo a las fuentes de energía renovables, un

programa de tecnología del clima y un régimen más equilibrado de propiedad intelectual para

ayudar en la transferencia de tecnologías limpias.

Junto con sólidas intervenciones de los gobiernos nacionales, éstas pueden brindar orientación al

sector privado, según indica el informe, elogiando a los países en desarrollo por iniciativas que se

han movido en esta dirección, como el programa de etanol de Brasil y el programa de energías

renovables de China. Una historia anterior de éxito mencionada fue la de la Autoridad del Valle de

Tennessee de los Estados Unidos, que ayudó a proporcionar la energía que transformó toda la

región después de la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo con el Estudio, la gran diferencia esta vez, “es que el nuevo acuerdo de inversión que

resulta necesario para abordar el desafío climático debe considerarse un proyecto verdaderamente

mundial”.

Sinopsis en español

2 septiembre 2009 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | | 4 comentarios

La Empresas más grandes de necesitan duplicar el ritmo de las reducciones de CO2 para evitar el cambio climático peligroso


chasm

La mayoría de las empresas tienen metas de reducción para 2012 solamente, lo que indica la necesidad de liderazgo de los gobiernos

Sobre la base de los objetivos actuales de reducción, las empresas más grandes del mundo están en camino de alcanzar el nivel recomendado científicamente de los cortes de gas de efecto invernadero en 2089 a 39 años demasiado tarde para evitar el peligroso cambio climático, según revela un informe de investigación – The Carbon Chasm – “La Brecha del Carbono” publicado hoy por  Carbon Disclosure Project (CDP) con el apoyo de British Telecommunications (BT)

El informe muestra que las 100 empresas (92 de los cuales participaron en el estudio) se encuentran actualmente en camino de una reducción de sólo el 1,9% anual que está por debajo del 3,9% necesario para reducir las emisiones en las economías desarrolladas en un 80% en 2050. Según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), los países desarrollados deben reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80-95% para el año 2050 con el fin de evitar un cambio climático peligroso.

De los objetivos de reducción de emisiones con un plazo, la mayoría (84%) se establecen para el 2012 inclusive, que se correlaciona con el último año del Protocolo de Kyoto y sugiere que las empresas pueden estar esperando para escuchar los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas de las Partes reunión celebrada en Copenhague en diciembre (COP-15) antes de establecer objetivos a largo plazo de reducción.

Chris Tuppen,  Jefe de Sostenibilidad de BT comentó: “La mayoría de las empresas grandes ya miden su huella de carbono y muchos han establecido objetivos de reducción de carbono. ¿Pero cuántos de esos objetivos en realidad están en línea con las reducciones necesarias para evitar un cambio climático peligroso? La investigación pone de relieve una significativa brecha entre lo que se necesita desde el sector empresarial y lo que es actualmente prometido. Nosotros, en el mundo de los negocios necesitamos encontrar una manera de cerrar esta brecha de carbono “.

Paul Dickinson, consejero delegado del Carbon Disclosure Project, una organización independiente sin fines de lucro que tiene la mayor base de datos primaria de información corporativa sobre el cambio climático en el mundo, dijo: “Mientras que el 73% de empresas de Global 100 han establecido algún tipo de objetivo de reducción , la mayoría deben ser mucho más agresivas si se quiere cumplir el reducciones a largo plazo requerido. Este es un momento de enorme oportunidad para las empresas pata obtener una ventaja competitiva al reducir su propio impacto en el clima y beneficiarse de ahorros de costes asociados, así como la chispa de las principales innovaciones en torno a la producción de nuevos productos de carbono inferiores y servicios “.

El informe destaca algunas recomendaciones para cerrar la brecha de carbono actual:

  • Cada empresa debe fijar una de CO2-e objetivo de reducción.
  • Debe tener objetivos claros y los años de referencia de destino.
  • Los gobiernos deben ponerse de acuerdo en objetivos claros de reducción a medio y a largo plazo en Copenhague para proporcionar un marco para las empresas a establecer los objetivos previstos.

Company targets should reflect the IPCC scientific recommendations and whilst absolute targets are preferred for clarity, aggressive intensity targets can also deliver. Los objetivos de la empresa debe reflejar las recomendaciones científicas del IPCC y al mismo tiempo que objetivos absolutos que son los preferidos por su claridad, también se deben proponer objetivos agresivos de  intensidad

* “Global 100″ es un grupo de grandes empresas que han adquirido compromisos de sostenibilidad.

25 agosto 2009 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, desarrollo sostenible, Global warming | | 3 comentarios

El junio más caluroso en la superficie oceánica y 2º globalmente


foto frame video RTVE
Frame vídeo RTVE

La combinación global de la tempertura de la tierra y de la superficie del océano hacen de junio de 2009  el segundo más caluroso de la historia, detrás de 2005, con 1,12 ° F (0,62 ° C) por encima de la media del siglo 20 ° 59.9 F (15.5 ° C).

Por otra parte, la temperatura de la superficie mundial de los océanos colocan a junio de 2009 como el más caluroso de la historia, 1,06 ° F (0,59 ° C) por encima de la media del siglo 20 ° 61.5 F (16.4 ° C).

En cada hemisferio junio rompió su récord de temperatura de la superficie de los océanos más cálidos. En el hemisferio norte, la cálida anomalía de 1,17 ° F (0,65 ° C) superó el récord anterior de 1,12 ° F (0,62 ° C), establecido en 2005. El hemisferio sur del aumento de 0,99 ° F (0,55 ° C) superó el antiguo récord de 0,92 grados F (0,51 ° C), establecido en 1998.

La temperatura de la superficie mundial de tierra en junio de 2009 fue de 1,26 ° F (0,70 ° C) por encima de la media del siglo XX   55.9 F (13.3 ° C), y clasificado como el sexto junio más caluroso registrado.

Fuentes: NOAA , NCDC y NASA

27 julio 2009 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming, Medio Ambiente | , | 5 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.182 seguidores