Calentamiento Global

calentamiento global, global warming, cambio climático, climate change, enviroment, energy

21J nos ponemos en marcha porque El Cambio Climático lo cambia todo.


 

El 24 de septiembre mandatarios de todo el mundo se reúnen en Nueva York para ver si toman alguna medida para frenar el Cambio Climático.

El origen del mismo es nuestro actual estilo de vida, un modelo económico soportado por la quema masiva de combustibles fósiles, carbón, petróleo y gas natural.

Con la quema de estos combustibles enviamos cada año a la atmósfera 36 Gt, miles de millones de CO2, dióxido de carbono, principal gas de efecto invernadero, a la atmósfera cambiando la composición química del aire y la de nuestros océanos. En 2013 se ha batido el récord de emisiones, con un 2,9% de incremento sobre el año anterior y superado durante varios meses las 400 ppm de CO2 en la atmósfera, concentración nunca conocida por la humanidad.

El aumento de la concentración de estos gases hace que nuestra atmósfera capte más calor. Parte de este eleva la temperatura de las capas de aire más cercanas a la superficie de la tierra y una buena parte 90% se está almacenando en la capa superior los océanos.

Las consecuencias son claras, el aumento de la temperatura media  a una velocidad como nunca antes ha ocurrido en la Tierra, modificando las estaciones, las zonas climáticas, descongelando los glaciares de las montañas y fundiendo el hielo de los casquetes polares. El deshielo y el incremento de temperatura de lo océanos está elevando el nivel de mar, inundado la costa.

El aumento de temperatura media global es posible que supere los 5ºC para fin de siglo y el que ya se ha producido, casi 1ºC sobre la media de la era preindustrial, lleva aparejado el incremento de un 7% de vapor de agua en la atmósfera que ha dopado el ciclo del agua, produciendo lluvias torrenciales e inundaciones cada vez mayores y más frecuentes a la vez que pertinaces sequías.

 

En zonas Córdoba se elevará la temperatura media en verano entre 5ºC y 7ºC y entre 4ºC y 3ºC en invierno para el periodo comprendido entre 2040 y 2071, según publica la Junta de Andalucía; si seguimos como hasta ahora, es posible que el mar, en Andalucía, llegue a inundar los alrededores del pueblo de Lebrija y otras tierras bajas cercanas a la costa para fin de siglo.

Otra consecuencia es el aumento del número y poder de los huracanes y temporales, que junto a la subida de nivel del mar, no dejan de azotar las costas, como también observamos y sufrimos permanentemente en nuestro país.

La alteración de clima está originando pérdidas de vidas humanas, sufrimiento y graves afecciones económicas, por pérdida de infraestructuras, viviendas y destrucción de cosechas,  se valora en miles de millones de euros anuales que se van incrementando con el paso del tiempo.

Estas pérdidas provocan hambrunas, elevación de precios de los alimentos y originando enfrentamientos violentos y desórdenes. Informes recientes nos dicen que los desplazados por desastres climáticos son tres veces superiores a los provocados por las guerras.

En Córdoba, y resto del país, son cada vez más frecuente pérdidas cuantiosas en la producción agrícola por diferentes fenómenos atmosféricos, pedrisco, inundaciones, sequía.

Nunca la humanidad se había enfrentado a un problema de este calibre, la   buena noticia es que la comunidad científica lleva años advirtiendo de ello y que tenemos las tecnologías disponibles para abandonar urgentemente los combustibles fósiles, la mala noticia es que nuestros mandatarios y quienes detentan el poder económico no parecen dispuestos a facilitar la transición.

Ante esta situación solo queda la acción contundente de la ciudadanía para forzar el cambio de modelo económico y de nuestra forma de vida para que no cambie el clima.

Se lo debemos a nuestras hijas e hijos y a las personas más desfavorecidas de la tierra, que sin ser responsables de las causas del Cambio Climático, son quienes más duramente están soportando ya sus efectos.

20 septiembre 2014 Posted by | 2014, Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change | Deja un comentario

Manifiesto “Última llamada”


«Última llamada»

Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización

ultima-llamada-v0-2-640x927Los ciudadanos y ciudadanas europeos, en su gran mayoría, asumen la idea de que la sociedad de consumo actual puede “mejorar” hacia el futuro (y que debería hacerlo). Mientras tanto, buena parte de los habitantes del planeta esperan ir acercándose a nuestros niveles de bienestar material. Sin embargo, el nivel de producción y consumo se ha conseguido a costa de agotar los recursos naturales y energéticos, y romper los equilibrios ecológicos de la Tierra.

Nada de esto es nuevo. Las investigadoras y los científicos más lúcidos llevan dándonos fundadas señales de alarma desde principios de los años setenta del siglo XX: de proseguir con las tendencias de crecimiento vigentes (económico, demográfico, en el uso de recursos, generación de contaminantes e incremento de desigualdades) el resultado más probable para el siglo XXI es un colapso civilizatorio.

Hoy se acumulan las noticias que indican que la vía del crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta. El declive en la disponibilidad de energía barata, los escenarios catastróficos del cambio climático y las tensiones geopolíticas por los recursos muestran que las tendencias de progreso del pasado se están quebrando.

Frente a este desafío no bastan los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, ni la mera apuesta por tecnologías ecoeficientes, ni una supuesta “economía verde” que encubre la mercantilización generalizada de bienes naturales y servicios ecosistémicos. Las soluciones tecnológicas, tanto a la crisis ambiental como al declive energético, son insuficientes. Además, la crisis ecológica no es un tema parcial sino que determina todos los aspectos de la sociedad: alimentación, transporte, industria, urbanización, conflictos bélicos… Se trata, en definitiva, de la base de nuestra economía y de nuestras vidas.

Estamos atrapados en la dinámica perversa de una civilización que si no crece no funciona, y si crece destruye las bases naturales que la hacen posible. Nuestra cultura, tecnólatra y mercadólatra, olvida que somos, de raíz, dependientes de los ecosistemas e interdependientes.

La sociedad productivista y consumista no puede ser sustentada por el planeta. Necesitamos construir una nueva civilización capaz de asegurar una vida digna a una enorme población humana (hoy más de 7.200 millones), aún creciente, que habita un mundo de recursos menguantes. Para ello van a ser necesarios cambios radicales en los modos de vida, las formas de producción, el diseño de las ciudades y la organización territorial: y sobre todo en los valores que guían todo lo anterior. Necesitamos una sociedad que tenga como objetivo recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilice la investigación, la tecnología, la cultura, la economía y la política para avanzar hacia ese fin. Necesitaremos para ello toda la imaginación política, generosidad moral y creatividad técnica que logremos desplegar.

Pero esta Gran Transformación se topa con dos obstáculos titánicos: la inercia del modo de vida capitalista y los intereses de los grupos privilegiados. Para evitar el caos y la barbarie hacia donde hoy estamos dirigiéndonos, necesitamos una ruptura política profunda con la hegemonía vigente, y una economía que tenga como fin la satisfacción de necesidades sociales dentro de los límites que impone la biosfera, y no el incremento del beneficio privado.

Por suerte, cada vez más gente está reaccionando ante los intentos de las elites de hacerles pagar los platos rotos. Hoy, en el Estado español, el despertar de dignidad y democracia que supuso el 15M (desde la primavera de 2011) está gestando un proceso constituyente que abre posibilidades para otras formas de organización social.

Sin embargo, es fundamental que los proyectos alternativos tomen conciencia de las implicaciones que suponen los límites del crecimiento y diseñen propuestas de cambio mucho más audaces. La crisis de régimen y la crisis económica sólo se podrán superar si al mismo tiempo se supera la crisis ecológica. En este sentido, no bastan políticas que vuelvan a las recetas del capitalismo keynesiano. Estas políticas nos llevaron, en los decenios que siguieron a la segunda guerra mundial, a un ciclo de expansión que nos colocó en el umbral de los límites del planeta. Un nuevo ciclo de expansión es inviable: no hay base material, ni espacio ecológico y recursos naturales que pudieran sustentarlo.

El siglo XXI será el siglo más decisivo de la historia de la humanidad. Supondrá una gran prueba para todas las culturas y sociedades, y para la especie en su conjunto. Una prueba donde se dirimirá nuestra continuidad en la Tierra y la posibilidad de llamar “humana” a la vida que seamos capaces de organizar después. Tenemos ante nosotros el reto de una transformación de calibre análogo al de grandes acontecimientos históricos como la revolución neolítica o la revolución industrial.

Atención: la ventana de oportunidad se está cerrando. Es cierto que hay muchos movimientos de resistencia alrededor del mundo en pro de la justicia ambiental (la organización Global Witness ha registrado casi mil ambientalistas muertos sólo en los últimos diez años, en sus luchas contra proyectos mineros o petroleros, defendiendo sus tierras y sus aguas). Pero a lo sumo tenemos un lustro para asentar un debate amplio y transversal sobre los límites del crecimiento, y para construir democráticamente alternativas ecológicas y energéticas que sean a la vez rigurosas y viables. Deberíamos ser capaces de ganar grandes mayorías para un cambio de modelo económico, energético, social y cultural. Además de combatir las injusticias originadas por el ejercicio de la dominación y la acumulación de riqueza, hablamos de un modelo que asuma la realidad, haga las paces con la naturaleza y posibilite la vida buena dentro de los límites ecológicos de la Tierra.

Una civilización se acaba y hemos de construir otra nueva. Las consecuencias de no hacer nada —o hacer demasiado poco— nos llevan directamente al colapso social, económico y ecológico. Pero si empezamos hoy, todavía podemos ser las y los protagonistas de una sociedad solidaria, democrática y en paz con el planeta.

— En diversos lugares de la Península Ibérica, Baleares y Canarias, y en el verano de 2014.

Reproducción íntegra del Manifiento Última llamada

7 julio 2014 Posted by | 2014, Alternativas | Deja un comentario

Estafa medioambiental y económica en en España a las renovables


El arquitecto Iñaki Alonso desmonta sus placas fotovoltaicas
Fuente: El Mundo

El Gobierno español negacionista se alía con el oligopolio eléctrico.

Durante este verano, a mediados de julio y con total descaro el gobierno del Partido Popular ha desterrado a las energías renovables del sistema eléctrico español, con argumentos falsos, para beneficiar al oligopolio pirómano y estafador que controla la producción de electricidad.

Pare ello ha elaborado 13 propuestas legislativas, algunas de las cuales ya están vigentes y otras pendientes de información previa no vinculante.

Esto ocurre cuando se había alcanzado la paridad de red, es decir que resulta más económico producir tu propia electricidad con instalaciones renovables, la fotovoltaica  en los últimos 5 años  ha reducido su precio en el 80%, que comprar al oligopolio eléctrico.

El ministro del ramo, José Manuel Soria, con un pasado político sospechoso de poca limpieza, ya al principio de la legislatura presentó el RDL1/2012 de moratoria de las renovables mostrando su opción clara por los combustibles fósiles y las nucleares, dejando la puerta abierta a la puesta en marcha de la caduca y caducada CN de Garoña.

No contentos con ello en medio del verano se descuelga con 13 propuestas legislativas que tienen como objetivo expulsar a las renovables de mix eléctrico arruinando a los productores e impidiendo el autoconsumo.

El RDL 9/2013 anula toda la legislación previa, en base a la cual se habían hecho la inversiones en energías renovables y establece que las nuevas retribuciones serán el 7.5% de la inversión tipo de la instalación, es decir no se paga por producción y estas medidas son retroactivas, rompiendo la seguridad jurídica. Esta rentabilidad quedará reducida la 5% una vez que se apliquen los impuestos.

Pudiera darse la paradoja de que podría cobrarse esa cantidad incluso sin producción alguna, al estar desvinculada de la producción.

La consecuencia inmediata de este Decreto es la bajada de rentabilidad de las instalaciones renovables y la necesidad de refinanciarlas, en un momento en que no fluye el crédito de las entidades bancarias.

Esta situación puede llevar a la ruina de los pequeños inversores que por motivos ambientales y económicos habíamos decido impulsar las renovables en nuestro país.

El este paquete de medidas se recoge una subida del 77% del conste fijo del recibo eléctrico para los usuarios y ya está aprobada la subida de 3,2% de la factura. Con estas medidas se desanima a medidas de ahorro y eficiencia energética al pequeño consumidor, puesto que apenas notará diferencias en su factura si consume menos.

En cuanto a las personas o comunidades quienes quieran consumir su propia energía, alentadas por la disminución de precios de la fotovoltaica, la legislación propuesta en el borrador de RD de autoconsumo les obligará a:

a) Comunicarlo a la eléctrica

b) Hacer un nuevo contrato en el que se revisan los precios

c) Instalar dos contadores

d) Pagar un 27% más por la energía que autoconsume que la que compra a la eléctrica

e) Regalar la electricidad producida que no consuma

f) 30 millones de euros de multa si no declara su instalación

g) todos estos requisitos son independientemente de si se vierte energía o no a la red.

Asi en lugar de amortizar las inversiones en 12 años tardarán 35 en hacerlo.

La excusa del ministerio es la reducción del déficit de tarifa, artimaña ideada en el gobierno de Aznar para seguir engordando los beneficios del oligopolio eléctrico, con la excusa del elevado coste de las renovables cuando en realidad la UE y la agencia Moody’s reconocen que las renovables está abaratando el precio de la producción eléctrica.

Lo que realmente se esconde detrás de esta maraña legislativa son los beneficios de las eléctricas procedentes del sistema de subasta de la energía y la necesidad de rentabilizar los 26.000 MW de centrales gas de ciclo combinado que apenas se usan porque tienen la mala suerte de ser sustituidos, cuando es necesario su funcionamiento, en gran parte por la energía solar.

Al adoptar estas medidas se invierte el proceso de eliminación de gases de efecto invernadero que se venía produciendo por la incorporación de las renovables al sisteme electrico español y se alimenta el proceso del Calentamiento Global

26 agosto 2013 Posted by | 2013, Acción, Alternativas, Calentamiento global, Climate Change, desarrollo sostenible, Global warming, Medio Ambiente | Deja un comentario

Actualización. Fukushima evidencia la falsedad de los mantras de la mafia nuclear.


Foto: The Guardian. Responsables de seguridad inspeccionan la central.

En el 2009 el MIT, institución pronuclear, reconocía en una actualización de un profundo estudio realizado en 2003 sobre las posibilidades y condiciones que harían de las centrales nucleares una opción viable para actuar contra el cambio climático, que las nucleares no servirán, pues llegan tarde, para mitigar el Calentamiento Global poniendo a las claras que el mantra “la energía nuclear es una alternativa para frenar el cambio climático” es falso.

La tozuda realidad evidenciada en la construcción de la central finlandesa de Olikuoto pone en evidencia que el mantra de la “energía barata” también es falso.

Los hechos que se están sucediendo en Japón en la central de Fukushima tiran por tierra de nuevo otro mantra de la mafia nuclear ” las centrales nucleares son seguras”.

Por último, al igual que posteriormente al accidente de Chernobil, los gobiernos se apremian a repetir otro mantra “un accidente como este es imposible en nuestras centrales” y en este caso es una verdad que encierra, tras el lenguaje, una mentira: es verdad que un accidente idéntico no ocurrirá, lo que no impide que sea similar, más o igual de grave o que lo que falle tenga otro origen, en otra parte de la instalación, en centrales de diferente tecnología.

Porque las centrales nucleares son trampas mortales similares a las que aparecen en las películas de Indiana Jones en las que los dueños de las centrales, como Indiana, siempre se salvan y se llevan el botín, pero el templo, la central queda totalmente destruida. En este último caso el símil no es totalmente válido porque las personas y el resto de seres del entorno en un perímetro muy amplio bien pierden la vida o son sometidos a sufrimientos.

Desde aquí quierro expresar mi condolencia por la pérdida de vidas humanas y mi solidaridad con el pueblo japones.

Mi intervención en Los Reporteros

13 marzo 2011 Posted by | Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Fukushima, inundaciones | 9 comentarios

La inversión en I+D en nuclear es cinco veces superior a la de eficiencia energética.


Click here for larger image
Las inversiones anteriores y actuales en el desarrollo de tecnologías inocuas para el clima (I + D, a la derecha) frente a las necesidades de tecnología FUTURO  (min / media / máxima en escenarios, a la izquierda) por  categoría de tecnología.

 

La inversión en I+D de energía nuclear es cinco veces superior a la de eficiencia energética mientras que sus posibles contribuciones a la reducción de gases de efecto invernadero son inversas.

Una nueva evaluación de escenarios futuros que limiten el alcance del calentamiento global advierte que a menos que los desequilibrios actuales en I + D carteras para el desarrollo de nuevas tecnologías energéticas, eficiente y limpia se corrijan,  de los objetivos de reducción de emisiones gases de efecto invernadero (GEI) es poco probable que se cumplan, o sólo se hará a un costo considerable.

 

El estudio identifica la eficiencia energética como la opción más importante para lograr una reducción significativa a largo plazo de las emisiones de gases de efecto invernadero, que representa hasta un 50 por ciento del potencial de reducción en la amplia gama de escenarios analizados. Sin embargo, la inversión en eficiencia energética de I + D ha sido por lo general menos de 10 por ciento del global del sector público de I + D en el presupuesto de los países de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Por el contrario, aunque la energía nuclear cuenta con menos del 10 por ciento de los potenciales de reducción de emisiones de GEI en todos los escenarios, ha recibido el 50 por ciento de la inversión pública total en la tecnología de la I + D.

 

El análisis, realizado por los doctores Arnulfo Grubler y Riahi Keywan del Instituto Internacional para Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), Austria, y publicado en la edición inaugural de la revista Gestión de Carbono (2010 1 (1) :79-87), compara el actual e histórico el gasto gubernamental en I + D de los 28 países miembros de la Agencia Internacional de la Energía , con las “necesidades” basadas en el análisis de las tecnologías necesarias para lograr la estabilización del clima a largo plazo. La evaluación se basa en el análisis de una amplia gama de escenarios que tienen en cuenta las tasas de despliegue de diferentes tecnologías considerando una serie de futuras incertidumbres y limitaciones climáticas .

 

“Las inversiones actuales en tecnología de la I + D por el sector público, en todos los países industrializados, están fuertemente sesgadas a favor de la energía nuclear, en detrimento de la investigación de la eficiencia energética”, dice el experto IIASA la energía, el Dr. Keywan Riahi. “Habida cuenta de su importancia respectiva de mitigación del cambio climático futuro, este es un desequilibrio importante. Sobre la base de las inversiones actuales, se estima que un incremento de cinco veces en la inversión en eficiencia energética es necesaria para hacer frente a este desequilibrio. Es importante destacar que, si la tasa actual y la asignación de la inversión en la I + D se mantiene existe una alta probabilidad de que el desarrollo de la tecnología no sea suficiente para cumplir con los objetivos estrictos de reducción de gases de efecto invernadero. “

 

Si bien el desarrollo tecnológico es fundamental, los autores también hacen hincapié en la necesidad de acompañar a los incentivos del mercado de implementación con un marco de política tecnológica alineada y coherente.

 

“La drástica reducción de las emisiones necesarias para limitar el cambio climático sólo será posible si somos capaces de lograr una importante transformación del sistema energético”, agrega  Arnulfo Grubler co-autor IIASA . “Esto requerirá la adopción de una serie de políticas y medidas más allá de un portafolio ampliado y reestructurado de I + D de las tecnologías energéticas para incluir incentivos para las aplicaciones de nicho de mercado y el despliegue a gran escala de tecnologías inocuas para el clima.”

El estudio se centró principalmente en la inversión  pública o financiada por el gobierno de I + D, pero los autores dicen que los resultados en términos de inversión de tecnología de energía es similar a la inversión del sector privado, donde hay una preferencia similar para las inversiones de la oferta a gran escala de la tecnología energética, en detrimento de la eficiencia energética.


Fuente: IIASA

1 noviembre 2010 Posted by | Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | 7 comentarios

Los combustibles fósiles reciben 12 veces más subvenciones que las renovables.


A primeros de junio la Agencia Internacional de la energía hacía público que los combustibles fósiles, en 2008, recibieron 557 miles de  millones de dólares de subvenciones gubernamentales, con un incremento importante de los mismos, en 2005 estas eran de 342 miles de millones.

Por el contrario, según informaciones publicadas por Bloomberg New Energy Finance,  el soporte a las renovables, en 2009, era de entre 43 mil millones dólares a 46 mil millones dólares de apoyo  a través de rebajas  fiscales,  tarifas garantizadas de precios de la electricidad, conocido como sistema de primas y créditos a las energías alternativas.

Alemania subsidia las tarifas en 2009 con 9,6 miles de millones, casi la mitad del total de  los paises europeos que ascendía a 19,5 miles de millones,  esta cifra  ligeramente supera  la ayudas en EE.UU con 18,2 miles de millones de dolares.

Fuentes:

http://www.bloomberg.com/news/2010-07-29/fossil-fuel-subsidies-are-12-times-support-for-renewables-study-shows.html

http://www.iea.org/files/energy_subsidies.pdf

Imagen: http://www.globalcarbonproject.org

24 agosto 2010 Posted by | Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Energía, Global warming | 5 comentarios

Dar la talla y frenar la era de la estupidez


Emisiones año 2000/ Worldmapper

En Barcelona se están agotando las horas para conseguir un acuerdo satisfactorio que sustituya el Protocolo de Kyoto que expira sin haber conseguido reducir la emisiones globales de efecto invernadero, con reducciones en algunos de los países de anexo I que tiene más de artificio contable y/o exportación de la emisiones que de reducción real, cuando no, incumplimientos escandalosos como el caso de España.

El desarrollo de Protocolo de Kyoto ha puesto de manifiesto la debilidad de los mecanismos de flexibilidad adoptados, ya que lejos de ser útiles para la contención y reducción de las emisiones han servido para el fraude real y contable de los cumplimientos, destrucción de bosques, sumideros de carbono para transformarlos en plantaciones energéticas imposibles de justificar desde la perspectiva  social y ambiental. Mecanismos como el comercio de emisiones ETS han sido útiles para  aportar fondos adicionales a las empresas usuarias y beneficiarias de combustibles fósiles.

Ha detraído producciones alimentarias para el mantenimiento del mito del automóvil contribuyendo como otro factor a la elevación de  los precios de los cereales que han condenado a millones de personas a la hambruna y la muerte.

El Protocolo ha tenido sus aspectos positivos como son: el hecho de que sobre el papel los países enriquecidos aceptaran sus responsabilidad en la génesis del problema y acordaran reducciones de sus emisiones,  abundando en la legitimidad de  las demandas que la comunidad científica y el movimiento ecologista venían exigiendo desde hace años.

Ahora hay que dar la talla, no sirven maniobras dilatorias, está en juego a corto plazo el futuro de nuestra civilización, la vida y el sufrimiento de miles de millones de personas con la que convivimos y las que nos sucedan; al igual que lo está para buena parte de las especies que nos acompañan. Necesitamos acuerdos de reducción drásticos, urgentes y justos.

Un acuerdo de mínimos exigiría reducciones de emisiones de al menos el 40%  sobre la base de 1990 para todos los países ricos recogidos en el Anexo I dentro de sus propias fronteras y acercarnos a la descarbonización total para 2050.

España deberá cumplir con los compromisos de Kyoto reduciendo el 10% anual sus emisiones hasta 2012 y no reclamar posiciones de excepcionalidad.

Compromisos serios de contención y transformación para los países emergentes.

Creación de un fondo de al menos 110.000 millones de euros anuales para la mitigación, transición, apoyo a la adaptación en los países empobrecidos y la protección de los bosques primigenios .  De ellos 35.000 aportados por la UE teniendo en cuenta las emisiones y PIB por habitante de cada país.

Las emisiones globales deberían de dejar de crecer la menos para 2015, decreciendo el 5% anual a partir de esa fecha. En lo que va de siglo ya hemos emitido un tercio de los gases de invernadero señalados como límite “seguro” por la mejor ciencia.

Es el momento de que nuestros gobernantes den la talla para alejarnos de la estupidez y manden mensajes claros a la sociedad sobre la urgente necesidad de cambiar el actual modelo de desarrollo que se ha demostrado inviable incluso para la quinta parte de la humanidad opulenta.

2 noviembre 2009 Posted by | Acción, Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming | , | 7 comentarios

10:10:11:12


10:10

El diario británico The Guardian puso en marcha el pasado día 1 de septiembre  la campaña 10:10 sugerida por Franny Armstrong, directora de la película “La era de la estupidez”

Los impulsores de la campaña argumentan que las generaciones futuras no entenderán por qué  la gran mayoría de la población actual, bien informada y educada sabía la magnitud de la amenaza del calentamiento global, tenía las herramientas tecnológicas para frenarlo y manifestaba en las encuestas la necesidad de hacerlo pero solo una pequeña minoría hizo algo.

La idea es convincente sencilla: mediante su firma, los individuos, las organizaciones, empresas multinacionales, las escuelas y los hospitales se comprometen a hacer todo lo posible para reducir sus emisiones en un 10% a finales de 2010, precisamente el tipo de corte profundo, rápido que los científicos afirman que es necesario.

Estas reducciones iniciales son con toda seguridad fáciles de conseguir e incluso supondrán ahorros económicos, tal y como demuestran estudios varios como los del Rocky Mountain Institute o el MacKinsey Global Institute.

No podemos seguir esperando que nuestros/os dirigentes no tomen la medidas oportunas en el momento necesario, bien atenazados por la presión de los intereses de compañías energéticas y de transporte vinculadas al consumo de energía bien por el temor a la reacción negativa de la población que los apee de sus puestos de gobierno.

Con esta medida estaremos demostrando que somos muchas las personas dispuestas a aceptar y colaborar con el cambio necesario y, así, presionando a nuestros/as gobernantes a acometer los cambios necesarios o se verán obligados a dejar paso a aquellas personas dispuestos a liderar ese cambio.

Si en Gran Bretaña se proponen este objetivo, al que ya se están sumando muchas personas y entidades, lo es más urgente en España ya que nuestro país se comprometíó con el Protocolo de Kyoto a elevar sus emisiones el 15% sobre la base de las emisiones de 1990 y en la actualidad superamos en más de 30 puntos ese generoso límite y tan solo nos quedan 3 años para cumplir el objetivo firmado.

Es por ello que creo más que oportuna lanzar una campaña similar en nuestro país y mantener ese objetivo en al menos los siguientes años 10:10 otros 10: 11 y 10:12 alacanzando así el compromiso con el Protocolo de Kyoto y cambiando la tendencia actual que nos condena a un clima que sgún del climatólogo James Hansen , comentado aquí , significará el fin de nuestra civilización.

Hago pués la llamada a todas las personas, instituciones, organizaciones y empresas a cuantificar sus emisiones de gases de efecto invernadero y planificar las acciones necesarias para conseguir el objetivo 10:10:11:12

Puedes hacerlo público haciendo un comentario en este artículo

12 septiembre 2009 Posted by | Acción, Alternativas, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Global warming, Medio Ambiente | 15 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.183 seguidores