Calentamiento Global

calentamiento global, global warming, cambio climático, climate change, enviroment, energy

¡Vaya año!


Inundaciones en la zona del aeropuerto de Córdoba. Fuente: Diario Córdoba

Siguiendo al Ministerio de Fomento de España, las inundaciones de  mi ciudad, Córdoba,  son debidas a lluvias esperables una vez cada 500 años. Pues bien han ocurrido 3 veces 3 en menos de un año. Anomalías esperables en probabilidades muy bajas en el tiempo han sacudido todo el mundo en el año meteorológico más cálido desde que usamos termómetros acompañando a la década más cálida.

Record de temperaturas cálidas en casi 20 países de Europa, Asia, África y América

Superinundaciones en Europa, Asia, Norteamérica, Sudamérica, Australia.

Sequía en este año más grave que la de 2005 en la Amazonía

En este momento una ola de calor asfixia a Argentina,  mientras tanto en latitudes cercanas al Polo Norte la temperatura está 11º por encima de la media y un mundo más cálido y por ello más húmedo provoca, como el pasado año tormentas de nieve en la costa Este de EE.UU y parte de Europa.

A la par que esto ocurre,  los negociadores del clima veranearon en los hoteles Cancún si haber hecho nada durante el año para frenar el Calentamiento Global.

29 diciembre 2010 Posted by | 2010, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, COP16 Cancún, Global warming, inundaciones, temperatura, TOP 10 | 1 Comentario

La Antártida se deshiela al aflorar aguas profundas cálidas.


El calentamiento global es astuto. Durante más de un siglo ha estado ocultando grandes cantidades de exceso de calor en los mares profundos del mundo. Ahora el calor está llegando a la superficie de nuevo en uno de los peores lugares posibles: la Antártida.

Los nuevos análisis del contenido de calor de las aguas occidentales de la Península Antártica están mostrando un claro aumento exponencial del calentamiento de las aguas y socavando el hielo del mar, aumentando de la temperatura del aire, fundiendo los glaciares y acabando con colonias enteras de pingüinos.

“En el área de trabajo está el aumento más alto de la temperatura que cualquier lugar del mundo”, dijo el oceanógrafo físico Doug Martinson del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty. Martinez  que ha estado recogiendo datos del contenido de calor  del agua del océano durante más de 18 años en la Isla de Palma, en el lado occidental de la Península Antártica.

“El ochenta y siete por ciento de los glaciares  están en retirada”, dijo Martinson de la Península Antártica Occidental. “Algunas de las colonias de pingüinos Adelaida ya se han extinguido.”

Martinson y sus colegas no sólo observaban  su muy detallada y mapeada serie de datos sobre el calor del agua de las últimas dos décadas, sino que comparan con los preocupantes datos de las mediciones oceánicas pasado y profundo contenido de calor en todo el mundo. Todos muestran la misma tendencia creciente que se está viendo en la Antártida.

“Cuando lo ví quedé muy sorprendido”, dijo Martinez. El aumento más dramático que ha sucedido desde 1960, afirmó.

Lo significa el aumento del calor del agua, dijo, es que incluso si la humanidad se organizara y pronto dejara de emitir gases de efecto invernadero, ya hay demasiado calor en los océanos para detener una gran cantidad de efectos – como la fusión de una gran cantidad de hielo en la Antártida.

“Existe la posibilidad de que estamos atrapados por el aumento a largo plazo del nivel del mar durante mucho tiempo”, dijo Martinson Discovery News. Martinson presentó su últimos resultados calor del océano el lunes 13 de diciembre en la reunión de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

En cuanto a la rapidez con que el hielo se derrite y en qué lugares, que depende en gran medida de si el afloramiento de agua caliente entra en contacto con la plataforma de hielo grueso de la costa y con el bloque de los glaciares de llegar al mar.

Eso, a su vez, depende de los vientos que alejan las aguas superficiales y hacen posible que las aguas más profundas suban a la superficie, dijo el investigador principal, Robert Bindschadler de Goddard de la Ciencia de la NASA la Tierra y el Centro de Tecnología y la Universidad de Maryland-Baltimore County .

“Se puede destruir la capa de hielo en el caso de que el calor pueda alcanzarla”, dijo Bindschadler, que en la misma sesión presentó su trabajo a partir de la fusión la plataforma de hielo en la Antártida, Pine Island.

La surgencia de aguas profundas es la causa clara de la fusión de la plataforma de hielo , en lugar de la fusión del agua en verano, como se había pensado en el pasado, es una cuestión de cómo los vientos cambiarán en un mundo que se calienta y si van a conducir más agua caliente hacia las plataformas de hielo.

“Así que hemos echado el problema sobre la espalda de los modeladores del clima”, dijo Bindschadler.

Fuente: Discovery News

16 diciembre 2010 Posted by | Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, Deshielo, Global warming, Océanos | 5 comentarios

El año meteorológico 2010 el más calido en los registros de la NASA


 

Anomalias Temperatura enero-noviembre 2010 sobre 1951-1980

El año 2010 meteorológicos, que terminó el 30 de noviembre, fue el más cálido en el registro de 130 años de la NASA, los datos publicados por la agencia de hoy muestra. En los océanos, así como en la tierra, la temperatura media global para el período de 12 meses que comenzó el pasado mes de diciembre fue 14,65 ˚ C. Eso es 0.65 ˚ C más caliente que la temperatura media del planeta entre 1951 y 1980, un período de uso de los científicos como base para la comparación.

El año 2010 meteorológicos fue ligeramente más cálido que el año más caliente anterior, el año civil 2005, cuando la temperatura promedio fue de 14,53 ˚ C.

En 2010, las temperaturas medidas sobre tierra por sí sola también fueron más cálidos de la historia, con los instrumentos que muestra un promedio de diciembre y noviembre de 14,85 ˚ C. La combinación de este calentamiento en las temperaturas del océano superior a la media condujo a la media mundial de 14,65 ˚ C.

Noviembre trajo temperaturas frías a determinadas zonas de Europa. Pero los datos, recopilados por el Instituto Goddard para Estudios Espaciales en Nueva York, muestran que, globalmente, el mes pasado fue el más cálido jamás registrado en noviembre, cerca de 0.96 ˚ C más cálido que el promedio de 1.951 a 1.980 para el mes.

Según el climatólogo de la NASA Goddard y el director James Hansen, el principal motor para el aumento de la temperatura fue el Ártico, donde las temperaturas en la bahía de Hudson fueron “10 ˚ C por encima de lo normal” para noviembre. Ese mes, Hansen dice: “el hielo marino estaba ausente, mientras que normalmente [cuerpo de agua] es cubierta por el hielo del mar.” desprovisto de hielo de agua absorbe mucho más radiación solar que el agua cubierta de hielo, que refleja gran parte de la radiación hacia el espacio.

Las temperaturas récord se produjo a pesar de una moderada presencia de La Niña, un fenómeno sobre el Océano Pacífico que tiende a dar lugar a temperaturas más frías en la superficie, que afectan a la media mundial.

Fuente: Science

Mientras tanto en Cancún no hubo acuerdo alguno sobre reducción de emisiones.

No comparto la visión optimista sobre el la reunión del COP16  que es continuista con el desastre del COP 15  de Copenhague.  Un año perdido más, más sufrimiento, más costes y menos tiempo de respuesta.

¿ Conocen el chiste de aquel que se preguntaba porqué se rien las hienas si comen carroña y sólo se aparean una vez al año?

16 diciembre 2010 Posted by | 2010, Calentamiento global, Cambio Climático, Climate Change, COP16 Cancún, Global warming, Medio Ambiente, temperatura, TOP 10 | 1 Comentario

Wikileaks y la transparencia energética


Wikileaks y la transparencia energética

JAVIER GARCÍA BREVA 15/12/2010

Las filtraciones de Wikileaks que están sacudiendo a la opinión pública mundial también hablan de energía y no, en este caso, para contar cotilleos sino para mostrar la inseguridad que rodea la geopolítica del gas, del petróleo y de la energía nuclear. Los negocios del gas que tanto perjudican a la seguridad europea, el descontrol en torno a la energía nuclear y la búsqueda de uranio, las cifras infladas del petróleo, los riesgos en torno a oleoductos y rutas de abastecimiento, el desastre de la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, son algunas de las revelaciones de estos documentos del Departamento de Estado norteamericano que confirman y ratifican los riesgos de mantener un sistema energético dependiente al 100% de fuentes energéticas que no podemos controlar en absoluto, ni en sus costes, ni en sus precios ni en sus riesgos.

En Wikileaks también se puede leer cómo el Ministro del Petróleo de Arabia Saudí apoyó decididamente la energía solar para evitar la mala imagen de los países petroleros que se oponían a la reducción de emisiones en la cumbre de Copenhague. El mismo doble lenguaje que se utiliza con las energías renovables se aplica también a la lucha contra el cambio climático. El precio del CO2 se va a multiplicar hasta 2020 y su impacto en la economía va a ser mayor a partir de 2012, cuando los derechos de emisión no se repartan gratuitamente; mientras, tan sólo una décima parte de las empresas lo tienen en cuenta.

Cada vez es más evidente que la pasividad va a resultar más cara. La contaminación atmosférica ya provoca más muertes que la carretera y se extiende como una nueva epidemia invisible con costes cada vez mayores. En nuestras costas es frecuente ver cómo todos los años se repone la arena de las playas y los daños de sus paseos marítimos por los fenómenos cada vez más extremos del clima y de los mares. La Agencia Española de Meteorología ha anunciado un incremento de 6 grados de la temperatura en los próximos 60 años cuando el riesgo admitido tan solo es de 2 grados. ¿Alguien ha calculado el coste económico y de bienestar de un cambio tan espectacular? Ningún gobierno piensa en periodos de décadas y a pesar de que las evidencias crecen, se prefiere un discurso más complaciente o simplemente ignorar el riesgo del cambio climático. Los resultados de la cumbre de Cancún esconden una nueva falta de transparencia y la misma codicia que está en el origen de la crisis financiera de 2008 y de la que en estos momentos ya se está gestando.

La crisis de 2008 tuvo su origen en la subida de los precios del crudo en el verano de 2004 que acabó provocando la subida de los tipos de interés y la ruina de las hipotecas basura. Seis años después el petróleo vuelve a encarecerse; ahora deberíamos estar advertidos. Todo el mundo parece saber el coste de las renovables pero nadie conoce el coste real de los combustibles fósiles y de la energía nuclear a medio y largo plazo. De hecho las eléctricas se han resistido a comunicar a la Comisión Nacional de la Energía el contenido de sus contratos de aprovisionamiento de gas natural incluso después de que la Audiencia Nacional desestimase en julio el recurso contencioso administrativo que presentaron el año pasado contra la Circular del regulador energético del 22 de diciembre de 2008. Mantener tanta opacidad solo cumple un objetivo: que el actual modelo energético no cambie, aún a costa de ocultar la enorme factura que vamos a dejar a los futuros consumidores en términos de dependencia energética, mayor consumo de energía y emisiones de CO2. Y aún a costa de no difundir que los pequeños avances registrados, como la reducción de emisiones en el sector energético, se han debido a la mayor producción de renovables.

Urge resolver estas contradicciones: no se puede defender la creación de empleo a través de la economía verde con una regulación que los destruye y deslocaliza la industria nacional de renovables; no se puede defender las renovables en los discursos e imponer, a la vez, un mayor consumo de carbón y de gas. Es preciso pasar de una cultura energética que promueve el mayor consumo de combustibles fósiles a otra que se base en el ahorro de energía y de emisiones de CO2. No se trata de crear nuevos impuestos, sino de incentivar fiscalmente los hábitos de ahorro sobre el despilfarro y promover de esta manera el uso racional de la energía. Hace años lo conseguimos con la cultura del agua y hoy nadie lo cuestiona. Hagamos lo mismo con la energía. Esa es la propuesta de corresponsabilidad de la Fundación Renovables, porque esa nueva cultura energética no corresponde en exclusiva al consumidor eléctrico sino a todos los consumidores de energía, en las empresas, el transporte, los hogares y las ciudades. Es una cuestión de equidad y de transparencia, la misma que nos hace creer firmemente que la sociedad civil no ha muerto.

Javier García Breva es presidente de la Fundación Renovables.

Fuente: El País

16 diciembre 2010 Posted by | Calentamiento global | Deja un comentario

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.156 seguidores